Si hay un elemento cultural que está ampliamente representado – quizás sobrerrepresentado – en la literatura, el cine, la televisión y los videojuegos, es el de los zombies. Esas criaturas salidas de las tumbas o infectadas por un virus, sin voluntad propia y con predilección por los cerebros frescos realmente están en todos lados. Y, ¿cómo no?, encontraron la forma de llegar a los juegos de mesa. Juegos como Zombicide, Last Night On Earth y Zombies!!! (si, con tres signos de exclamación) presentan el clásico argumento donde héroes equipados con cualquier arma a la que puedan echar mano van y le disparan a todo lo que se mueva. Dead of Winter NO ES UN JUEGO DE ZOMBIES.

Dead of Winter es un juego meta-cooperativo – así le puso la editorial – en donde 2 a 5 jugadores representan a un grupo de sobrevivientes durante el apocalipsis zombie y que ahora además deben enfrentar las condiciones de un duro invierno en su colonia improvisada. Fue diseñado por Isaac Vega y Jon Gilmour, publicado originalmente por Plaid Hat Games el 2014 y traído al español por Edge Entertainment un año después. El juego dura 60 a 120 minutos dependiendo del objetivo principal que se juegue, aunque en mi experiencia puede llegar a los 150 minutos.

Meta-Cooperativo… ¿A Quién Se Le Ocurren Estas Categorías?

Cuando vi por primera vez la frase “meta-cooperative psychological survival game” (juego de supervivencia meta-cooperativo psicológico) pensé que la editorial contrató a alguien específicamente para inventar una categoría rebuscada y sin sentido práctico. ¿Por qué no semi-cooperativo? A lo mejor un erudito del boardgaming puede iluminarnos y explicar las minucias taxonómicas sobre qué es cooperativo, semi-cooperativo, etc. Para mí hay una forma sencilla de exponer el asunto.

En un juego cooperativo todos los jugadores tienen un objetivo en común, deben trabajar en equipo para lograrlo y ganan o pierden en conjunto. Un ejemplo clásico es Pandemic. En cambio, en un juego semi-cooperativo cada jugador tiene su propio objetivo que podría o no ser el mismo que los demás. En estos casos puede que sólo un jugador sea el ganador. Esta descripción incluye a juegos con traidor, como Shadows Over Camelot, pues la mayoría de los jugadores tienen el objetivo de ganarle al juego y el traidor tiene el objetivo de que los demás pierdan.

Dead of Winter es un caso especial. En este juego los jugadores tienen un objetivo principal y el equipo trabajará para conseguirlo; pero además a cada jugador se le entrega un objetivo secreto. La mayoría de los objetivos secretos dicen que hay que lograr el objetivo principal y además cumplir una condición extra. Puede ser acumular comida, tener sus personajes equipados con armas o no sufrir ninguna herida. Lamentablemente, también hay objetivos de traición. En este caso la primera condición es que el equipo pierda, y además alguna exigencia extra.

Dead of winter objective
Los protegidos apoyan a la colonia, pero tienen un par de armas en sus bolsillos ante cualquier eventualidad.

En Dead of Winter puede que todos ganen, solo algunos o ninguno. Quizás alguien, tratando de cumplir su objetivo secreto, haga algo que no es lo mejor para la colonia. Tal vez otros vean esto con malos ojos y decidan exiliarlo pensando que es el traidor. Todo mientras el verdadero traidor sigue oculto entre las sombras. O incluso puede que nadie sea el traidor y todos estén buscando un enemigo fantasma… meta-cooperative psychological survival game. Ahora me hace más sentido esa descripción.

Sobrevivir al Invierno, a los Zombies y a los Demás Jugadores

Las mecánicas de Dead of Winter son sencillas y directas. En su turno cada jugador puede hacer diversas acciones. Algunas requieren gastar dados, como buscar objetos o matar a un zombie, y otras no, como moverse de un lugar a otro o usar cartas de objeto. Para eso cada jugador cuenta con un número de dados –uno por cada personaje que controle más uno – que lanza al principio de la ronda. Además, cuando los personajes hagan acciones peligrosas como moverse a otros lugares o matar zombies, el jugador debe lanzar el temido dado de riesgo.

El dado de riesgo es un dodecaedro fabricado en las profundidades del infierno. Está hecho de maldad pura, lágrimas de niños inocentes y la desesperación de las almas lanzadas al abismo. Este maldito dado rojo tiene 12 caras: seis caras en blanco, tres caras con símbolo de herida, dos caras con símbolo de congelación y una cara con un diente. Si sale blanco no pasa nada. Si sale herida el personaje recibe un token de herida. Con tres heridas el personaje muere. Si sale herida por congelación el personaje recibe un token de herida por congelación. Es como una herida, pero al inicio de cada turno el personaje recibe otra herida, como si fuera un veneno. Finalmente, el diente significa que tu personaje fue mordido por un zombie, muere de forma horrible y además propaga el efecto de la mordedura a otro personaje. Ese dado es diabólico.

dado de riesgo
Ese diente debería salir sólo una de cada doce veces; pero la realidad supera a la estadística.

Como buen juego cooperativo, Dead of Winter hace que los jugadores deban enfrentar diversos obstáculos para poder ganar. Para empezar, el grupo empieza con cierto nivel de moral, el cual baja cada vez que un personaje muere y bajo otras condiciones. Es como la vida del equipo. En cada ronda los sobrevivientes deben satisfacer cierto requerimiento de comida, herramientas, medicina o gasolina para evitar una crisis de graves consecuencias. Además deben juntar comida para la comunidad, sacar la basura de la colonia y mantener a raya a los zombies. Todo esto mientras buscan lograr el objetivo principal y el suyo propio.

Por último, uno de los ases bajo la manga de este juego y una de sus características más innovadoras es el mazo de cartas de encrucijada. En cada turno el jugador sentado a la derecha del que está jugando roba una carta de encrucijada. Estas cartas tienen un texto en cursiva con una condición. Si esta condición se cumple durante el turno del jugador el juego se interrumpe y hay que resolverla. La carta tiene un texto temático con una situación y opciones para el jugador activo o para el grupo completo. Las encrucijadas pueden ser buenas o malas, divertidas o tristes, pero todas le agregan al juego una narrativa que lo hace algo especial.

Lo Bueno, Lo Malo y Lo No-Muerto

Dead of Winter es uno de mis juegos favoritos de todos los tiempos. Funciona muy bien en sus mecánicas; pero además es altamente temático y narrativo. Las mecánicas en su gran mayoría tienen sentido temático, como el sistema de encrucijadas, los tokens de ruido que te permiten buscar más cosas pero con riesgo de atraer más zombies, las barricadas, los niños indefensos, etc. En especial me gustan mucho las cartas de encrucijada porque cuentan una historia interesante, permiten sumergirse en el juego y mantienen a los jugadores involucrados en el turno de los demás.

Los detalles artísticos merecen una mención aparte. El fantástico artwork es obra de la artista chilena Fernanda Suarez (link). Yo soy de esa gente que no se fija mucho en el arte de los juegos, pero el trabajo que hicieron en Dead of Winter es espectacular. También les recomiendo ver otras obras de Fernanda. Ella es seca. La variedad de personajes también es destacable. Hay personajes realmente divertidos como el viejo pascuero de mall Forest Plum, Sparky el perro amaestrado y los que se parecen a personajes de series como Edward White, que es Walter White de Breaking Bad, o Buddy Davis, que es Sawyer de Lost.

survivor_sparky
Sparky, el personaje favorito de los niños.

A pesar de todo lo que me gusta este juego, hay un par de cosas que criticar. En primer lugar, las cartas de crisis son dolorosamente repetitivas. Juntar “x” comida, juntar “x” herramientas, juntar “x” gasolina. Siento que un poco de variedad no hubiera estado de más. Por ejemplo alguna crisis que requiera construir barricadas o buscar objetos de un lugar específico. Las crisis son tan repetitivas que puede que en dos rondas seguidas te pidan el mismo tipo de objeto. Y eso es pésimo para los jugadores, ya que gastaron esos objetos en la ronda anterior.

Otro aspecto que varios critican de Dead of Winter es la supuesta brecha de dificultad entre tener o no tener un traidor. Tanto así que hay quienes dicen que el juego es un paseo si no hay traidor y es imposible si es que hay uno. Aquí seré un poco más cauto porque creo que no me ha pasado las veces que he jugado. El traidor tiene que mantenerse oculto el tiempo suficiente para poder cumplir su condición extra antes de poder hundir el juego. Incluso puede que tenga que ayudar para evitar que el juego se hunda muy rápido. El saboteo del traidor en Dead of Winter es sutil. Si fuera flagrante, sería exiliado de inmediato. Lo que sí puedo entender es que la diferencia sea mayor con 3 jugadores. Por eso yo recomiendo este juego para 4 o 5 jugadores. Con 2 o 3 se puede jugar la variante 100% cooperativa.

Los cooperativos en general y especialmente Dead of Winter requieren un cierto nivel de compromiso por parte de los jugadores para que funcionen. Algo que es como el cáncer de los cooperativos es la existencia del alpha player, aquel jugador que empieza a dar órdenes a los demás y se adueña de las decisiones. Por otro lado, la capacidad de los jugadores de entrar en personaje y participar de la narrativa del juego es proporcional a qué tan divertida será la experiencia. Hay gente a la que no le gusta leer y va a encontrar que las cartas de encrucijada son una “paja mental”. Otros no van a creer que es divertido que Bev Russel, la madre, se vuelva berserker y mate a dos zombies de una sola vez para defender a los niños. Mi recomendación es eliminar a esas personas de sus vidas; pero si no se puede, al menos juegue otra cosa con ellos.

Soy un convencido de que hay que jugar a ganar pero sin sacrificar la diversión y el ambiente. Leí en un foro de internet que un sujeto recibió un objetivo secreto que no era de traición, pero que era un poco difícil y no le gustó. Este tipo decidió que su mejor chance de ganar era ser exiliado y recibir un nuevo objetivo de exiliado. Así que advirtió a los demás jugadores de que si no lo exiliaban iba a hundir el juego aunque no fuera el traidor. No hay ninguna regla que evite este comportamiento, pero a mí me parece que esa es la actitud incorrecta a la hora de jugar cualquier cosa e incluso de manejarse por la vida. Reitero la recomendación del párrafo anterior: eliminen a esa gente de sus vidas.

Para terminar, hay que destacar que Dead of Winter no se queda solo con el juego básico. Este año fue publicada la expansión Dead of Winter: The Long Night que agrega nuevos componentes al juego como mejoras de la colonia y nuevas localizaciones. Por otro lado, existe una app para el juego que me pareció interesante. Esta app reemplaza al mazo de encrucijadas. Las encrucijadas salen al azar, se muestra solo la condición y si esta se cumple se puede escuchar un audio contando la historia. Finalmente la app muestra las opciones de la encrucijada, ¡pero no las consecuencias! Esto le agrega un poco de dificultad al juego, ya que hay cierta información oculta.

En mi opinión Dead of Winter es un juego genial. Tengo muchos amigos a los que les gusta y jugarlo es una grata experiencia. Pero a usted que no lo tiene en su colección le recomiendo que lo pruebe antes con sus amigos y vea si a su grupo le funciona. Si no, entonces cambie de grupo 🙂