En el mundo de los juegos de mesa – y quizás aquí mismo en este blog – se habla de tres grandes gateway games: Colonos de Catan, Carcassonne y Ticket to Ride. Catan es el más antiguo y el más conocido. Se hacen torneos de Catan y las reposiciones de stock se anuncian con bombos y platillos ya que el juego se vende muy bien y se agota rápido. Para mi gusto Carcassonne es el más fácil de enseñar a un no-jugón. Tiene reglas sencillas y las acciones en cada turno también lo son. Sin embargo, para mí el más entretenido de los tres es Ticket to Ride (o ¡Aventureros al Tren! en la horrible traducción del título al español).

Ticket to Ride es un juegazo diseñado por Alan R. Moon y publicado el año 2004 por Days of Wonder. Permite jugar a 2-5 personas y dura unos 30-60 minutos. El juego cuenta con un amplio palmarés, donde no puede faltar el Spiel des Jahres del año 2014. Como suele pasar en estos casos, Ticket to Ride es tan exitoso que la editorial no se cansa de sacar nuevas ediciones y expansiones del juego. La más conocida es Ticket to Ride: Europe, que supera al original en el ranking de la BGG.

En Ticket to Ride los jugadores representan a un magnate de los ferrocarriles de principios del siglo XX. En cada turno los jugadores pueden hacer una de tres acciones posibles. La primera es obtener dos cartas de vagón de un mercado de cinco cartas boca arriba y un mazo boca abajo. La segunda opción es usar las cartas de vagón para conectar dos ciudades. El jugador debe descartar la cantidad de cartas según el largo de la ruta y del color correspondiente a la ruta (o locomotoras que son comodines). Luego ubica sus vagones de plástico para reclamar la ruta y obtiene puntos según el largo de ésta. La última opción es robar tres cartas del mazo de tickets de objetivo, mirarlas y quedarse con al menos una. Estos tickets muestran dos ciudades del mapa y un puntaje. Al final del juego, si el jugador logra conectar ambas ciudades con sus vagones obtiene el puntaje indicado. En caso contrario ese puntaje se le descuenta como penalización. También se da un bono de 10 puntos a quien tenga la ruta más larga.

pic43019
El jugador verde quería unir Houston con Little Rock. Sería una lástima que ALGUIEN *cof*amarillo*cof* bloqueara la ruta Houston – Dallas.

Ticket to Ride es un excelente juego de entrada porque es muy fácil de enseñar. Los conceptos son simples: conecta ciudades y forma una ruta para completar tus tickets. Las acciones posibles también son sencillas y los turnos fluyen rápidamente. El juego tiene una tensión permanente por completar rápido los objetivos, obtener las cartas que se necesitan y evitar que los oponentes bloqueen algún camino importante. Además, Ticket to Ride exige cierta flexibilidad en los jugadores para buscar rutas alternativas a medida que los rivales van ubicando sus propios vagones. El juego permite bloquear a los demás. Es una técnica válida, aunque no siempre conviene dejar de hacer una acción beneficiosa para perjudicar a otro jugador. Ticket to Ride tiene decisiones interesantes como escoger bien con qué tickets quedarse o si conviene robar tickets cuando quedan pocos turnos disponibles. Es un gran juego de entrada, pero también tiene algo que ofrecer a los más experimentados.

Aunque se podría hacer una entrada aparte, creo que es importante hablar aquí y ahora de Ticket to Ride: Europe. El tablero de la versión original de Ticket to Ride es un mapa de Estados Unidos y Canada. Obviamente, el tablero de Ticket to Ride: Europe es un mapa de Europa, pero esa no es la única diferencia. Esta versión europea introduce algunos conceptos nuevos al juego. Lo primero son algunas rutas especiales: los ferrys y los túneles. Los ferrys conectan ciudades por mar. Son iguales a las conexiones normales, salvo que exigen usar una o dos locomotoras. Los túneles son rutas que tienen un riesgo. Se sacan tres cartas del mazo y por cada una que coincida con el color de la ruta (los comodines también cuentan) el jugador debe pagar una carta extra para completarla. La otra novedad importante son las estaciones, que permiten a un jugador utilizar una ruta de un rival para completar sus tickets. Las estaciones dan la opción de completar los tickets a pesar de estar totalmente bloqueado.

pic246641_md
Ticket to Ride: Europe. Hay una estación azul en Essen, la ciudad más sobrerrepresentada de todo el boardgaming.

Ambas versiones son muy buenas y me gustan, pero si tuviera que quedarme con una sola, escogería Europe. Da más opciones y tiene un poquito más de complejidad que la versión USA. Algo que a cierta gente le molesta mucho es que en la versión original las cartas son pequeñas y cuesta manipularlas cuando uno junta muchas. En la versión Europe y en la expansión USA 1910 del juego original arreglan este problema usando cartas más grandes. Salvo esto, ambos juegos son excelentes y los recomiendo mucho para novatos y experimentados.