Llevamos ya 20 reviews en este blog y es casi criminal que no hayamos reseñado aún un worker placement. Es que el worker placement –o “colocación de trabajadores” para los talibanes del castellano– es una mecánica omnipresente. Cada año se publican varios exponentes que innovan en algunos aspectos o agregan un poco de su cosecha a la mecánica base. Los worker placement son el “término medio” del espectro de juegos de mesa. Son medio pesados, medio estratégicos, medio temáticos y medio interactivos.

Mi co-blogger Andrés hizo el esfuerzo de definir lo que es el worker placement en esta entrada. Básicamente en estos juegos hay distintas acciones disponibles en el tablero y cada jugador tiene cierto número de “trabajadores”. Los jugadores van colocando sus trabajadores en las posiciones del tablero para poder hacer las acciones correspondientes. Generalmente, cuando un trabajador ocupa una acción, ésta queda bloqueada para los demás jugadores. Esta es la mayor fuente de interacción entre jugadores: la interacción indirecta, que para los eurogamers es la mejor forma de interacción.

Para corregir el error de no haber reseñado un worker placement, he decidido hacerlo con uno que tiene varios aspectos llamativos y que además me gusta mucho. Estoy hablando de Los Pilares de la Tierra.

Construcción de Catedrales 101

Los Pilares de la Tierra es un juego para 2 a 4 jugadores, diseñado por Michael Rieneck y Stefan Stadler. Fue publicado el año 2006 por KOSMOS en el original alemán y por Devir en españolísimo. Una de las curiosidades de este juego es que está basado en la novela histórica Los Pilares de la Tierra del escritor británico Ken Follett. No es necesario haber leído el libro para entender el juego. A lo más uno reconoce los lugares del tablero o los personajes que aparecen en algunas cartas. Yo leí el libro después de comprar el juego. Ambos totalmente recomendados.

En este juego los jugadores son maestros constructores que trabajan en la edificación de la catedral de Kingsbridge. El objetivo del juego es ser el constructor más prestigioso por haber contribuido más al proyecto, lo que se mide con los típicos puntos de victoria. Los jugadores obtendrán materiales de construcción y contratarán artesanos que transformen estos recursos en puntos. El tablero también ofrece otras posibilidades como eventos inesperados, cartas de ventaja y compra de recursos en el mercado del pueblo.

photo614816202282346668
Tablero de Los Pilares de la Tierra. Es un juego con muchos cubitos, cartitas y otras piezas.

Una partida de Los Pilares de la Tierra consta de seis rondas, cada una con tres fases diferenciadas. En la primera fase los jugadores, en orden de turno, envían a sus trabajadores a obtener recursos (madera, piedra y arena). También está la posibilidad de contratar artesanos a cambio de monedas de oro. En la segunda fase, que es la más interesante, los jugadores pueden enviar a sus tres maestros constructores a los distintos lugares del tablero. Y este es el aspecto distintivo de este juego: el orden lo decide un saco negro.

Los jugadores ponen sus maestros constructores –cualquier parecido con el alfil del Ajedrez es mera coincidencia– en una bolsa negra y el jugador inicial tiene la responsabilidad de sacarlos de uno en uno. Puede parecer obvio que es mejor que nuestras piezas salgan primero, pero no es tan así. El primer maestro constructor en salir de la bolsa cobra 7 monedas. El jugador decidirá si pagarlas o dejar a ese maestro en espera. El siguiente cobra 6 monedas y así hasta que los últimos salen gratis. Luego se vuelve a los maestros que quedaron en espera, que ahora podrán usarse sin pagar. Este saco negro le da la aleatoriedad al juego, pero ésta se equilibra con el costo de poner los primeros maestros.

photo614816202282346669
El saco negro y los maestros constructores de cada jugador.

En la tercera fase se resuelven todas las acciones del tablero. Esto incluye la obtención de puntos de victoria a través de los artesanos que uno tenga contratados. Finalmente, para señalizar el fin de la ronda de juego, se añade una pieza a la catedral. Las piezas de catedral son muy bonitas y con seguridad son el marcador de ronda más pomposo de todo el boardgaming.

Qué Viene en la Caja y Para Quién

En el apartado artístico, Los Pilares de la Tierra destaca por la belleza de su tablero y las clásicas piezas de madera. Como mencioné en el párrafo anterior, las piezas de catedral son tan llamativas como superfluas mecánicamente. Los recursos son los usuales cubos de madera de distintos colores.

photo614816202282346670
Las seis piezas de catedral. Se añade una al tablero por cada ronda de juego.

Mecánicamente el juego es un buen worker placement, con ubicaciones importantes que hacen que valga la pena pagar extra por poner ese maestro antes que los demás. Las monedas de oro suelen ser muy escasas, por lo que la decisión de cuándo gastarlas es importante. La aparición de artesanos cada vez mejores a medida que avanza la partida también proporciona posibilidades estratégicas, como guardar ciertos recursos para el final. Así mismo, la oportunidad de bloquear a los rivales y negarles alguna jugada clave está muy presente y le da al juego la tensión necesaria para hacerlo entretenido.

photo614816202282346674
La belleza de un tablero está en los detalles. Como esa carreta que lleva madera hacia la catedral.

Como buena parte de los worker placement, Los Pilares de la Tierra sufre de problemas de escalamiento. Es mucho mejor con 4 jugadores. Con 3 aún es jugable, aunque hay cierta facilidad para obtener recursos en la fase I y las monedas de oro no son tan escasas. Mi opinión es que con 2 jugadores no funciona bien. Hay mucha disponibilidad de recursos y de lugares, lo que hace al juego un poco aleatorio.

Mi recomendación es que si nunca ha jugado un worker placement, pruebe con Los Pilares de la Tierra. Es un juego fácil de aprender y un buen exponente de la mecánica. Si le gustan los heavy euro le recomiendo que lo pruebe antes de comprarlo, porque quizás sea un poco liviano para usted. En ese caso, busque alguno de Uwe Rosenberg que son más contundentes. Por último, lo importante es saber a lo que uno se enfrenta cuando juega un worker placement. La interacción es poca, así que los que quieren enfrentamiento y destrucción no tienen nada que hacer con este juego.