Según cuenta el mito, todos los humanos hablaban un idioma común. Se pusieron de acuerdo para construir una ciudad y una alta torre. Dios vio esto y pensó que, dado que formaban un solo pueblo con un solo idioma, nada estaba fuera de su alcance. Con lo vengativo que era en el Antiguo Testamento, Dios decidió bajar al mundo, confundir sus idiomas y dispersarlos por la faz de la Tierra. Obviamente Dios no contaba con la astucia de los humanos y nuestra capacidad para aprender otros idiomas, por lo que hoy en día podemos decir que casi nada está fuera de nuestro alcance. De todas formas las traducciones no son perfectas. Cuando pasamos de un idioma a otro nos podemos topar con palabras que no existen y frases que sólo tienen sentido en un lenguaje, país o región específica – los modismos como “se me echó la yegua” o “estirar la pata” –.

Podemos hablar un montón de lo graciosas y extravagantes que resultan a veces las traducciones de nombres de películas (sobre todo en las versiones españolas), o del error que notamos en los subtítulos de una serie. El mundo de los juegos de mesa no es excepción. A continuación tocaremos tres temas: los ridículos nombres que reciben algunos juegos en sus versiones españolas, las traducciones no neutras y el delicado asunto de la traducción de reglas.

Cambios de Nombre A Todo Gas

En el cine abundan los ejemplos de traducciones al español que, en vez de ser una traducción literal, van y destrozan los títulos de las películas. Los latinoamericanos nos reímos y burlamos de casos como “A Todo Gas” vs “Rápido y Furioso” (The Fast and The Furious), “Jungla de Cristal” vs “Duro de Matar” (Die Hard) o “Super Nacho” vs “Nacho Libre” (que en la versión en inglés ¡ya estaba en español!). En Latinoamérica tampoco somos del todo inocentes, como en el caso de “Home Alone”, que en España se tradujo literalmente a “Solo en Casa”, mientras que para la versión latina se pusieron creativos con “Mi Pobre Angelito”.

En general en el mundo de los juegos de mesa esto no pasa. Las editoriales suelen ser muy respetuosas del título original, conservándolo intacto – como sería el caso de 7 Wonders, Dead of Winter o King of Tokyo – o haciendo una traducción literal – como Gloria a Roma desde Glory to Rome, Colonos del Imperio desde Imperial Settlers o La Isla Prohibida desde Forbidden Island –. Es por esto mismo que cuando deciden jugar con los nombres la diferencia destaca.

Como primer ejemplo de diferencias en los títulos podemos citar a “Hey! That’s My Fish!”, que llegó al español como “Pingüinos & Cia” en las versiones de Devir y como “¡Pingüinos!” en las versiones de Edge. ¿Qué pasó aquí? La diferencia no es idea de algún español loco, si no que se remonta a los orígenes del juego. La primera versión del juego, publicada en alemán el año 2003 por Bambus Spieleverlag, se llamaba “Pingvinas”, que es pingüinos en LITUANO. Claro, el diseñador Alvydas Jakeliunas es lituano.

pinguinos
“Oye ¡Ese es mi pescado!” Es lo que grita el pingüino en la portada de este juego.

Dos años después el juego fue editado por Phalanx Games B.V. en múltiples idiomas y en asociación con los distribuidores locales, como es el caso de Devir para la versión en español y Mayfair Games para la versión en inglés. Y ahí fue que las distintas versiones cambiaron de nombre: la inglesa, la rusa y la propia lituana tuvieron por nombre “Hey! That’s My Fish!” y sus respectivas traducciones; en cambio la francesa y holandesa se quedaron con “Pingouin” y “Pinguïn” respectivamente. Los españoles… “Pingüinos & Cia”.

Un juego donde el pecado es más flagrante es en “Lost Cities”, un juego de cartas del famoso Dr. Reiner Knizia. Este juego fue publicado originalmente por Kosmos el año 1999 y toda la vida se ha llamado Lost Cities. Lo han traducido al esloveno, checo, francés, griego, italiano, ruso, chino, coreano, etc. Siempre ha sido Lost Cities o la traducción literal correspondiente (en chino se llama 失落的城市). ¿Y en español? Los amigos de Devir lo trajeron como “Exploradores”. Tampoco es que sea un nombre descabellado; el juego se trata de hacer expediciones arqueológicas para ganar dinero. Pero, ¿cuál es el afán de cambiarle el nombre? Es el único idioma en que el juego tiene un nombre distinto; y “Ciudades Perdidas” tampoco sonaba tan mal.

exploradores
Aprovechando el impulso le hubieran cambiado el nombre al autor: Dr. Ramiro Canillas.

Un caso muy particular es el de “Alta Tensión”, mejor conocido mundialmente como “Power Grid” o, para los que nos gusta, “La obra maestra de Friedemann Friese”. Cuando leo Alta Tensión en la caja, lo primero que se me viene a la mente es “A Todo Gas”; es decir, un completo fail de traducción. Power Grid suena mucho mejor y está más relacionado con el juego, que efectivamente se trata de crear una red eléctrica. Pero no todo es blanco y negro.

Corría el año 2001 cuando nuestro héroe, Friedemann Friese, diseñó “Funkenschlag” – cuya traducción directa del alemán sería “Chispas” –. A este juego se le hicieron varios cambios, sobre todo en el mapa, para sacar una segunda edición (2004) que hoy conocemos como “Power Grid” o “Alta Tensión”. Hay muchas otras versiones que optaron por “Alta Tensión”, como la francesa y la italiana. En cambio, se le conoce como “Power Grid” (tal cual, sin traducir) en las versiones griega, brasileña y nórdica. En alemán optaron por mantener el nombre original: Funkenschlag.

DIGITAL CAMERA
La tapa del juego actual no es muy bonita, pero esta es peor.

Y deliberadamente he guardado lo peor para el final. Porque lo que le hicieron al pobre Ticket to Ride es lo peor. Ticket to Ride es el famoso juego de conectar ciudades con trenes para formar rutas y ganar puntos. El juego es archiconocido, tiene muchas versiones y está traducido a múltiples idiomas. ¿Qué hicieron los criminales de EDGE cuando lo trajeron al español? Lo llamaron “¡Aventureros al Tren!”; así, con signos de exclamación. ¡Aventureros al Tren! ¿Qué pretenden? ¿Tendría que alzar la voz cuando invite a mis amigos a jugarlo? ”Cabros, hoy podríamos jugar ¡¡¡AVENTUREROS AL TREN!!!”. Me niego rotundamente a llamar a este juego de otra forma que no sea Ticket to Ride.

71ohx6zamnl-_sl1163_
Todos los nombres de TtR. El español es el único con exclamaciones.

Revisando las distintas versiones podemos ver que hay otros idiomas en los que se cambió el nombre a Ticket to Ride. En alemán se llama “Zug um Zug” – que significa “De Tren En Tren” –, en finés se llama “Menolippu” – “Boleto de Ida”, que es una traducción casi literal de Ticket to Ride –, y en francés se llama “Les Aventuriers du Rail” – Los Aventureros del Tren –. El nombre en francés es muy parecido al español, pero no implica gritarles a los demás sólo para nombrar el juego.

Español de España

Cuando se trata de traducir obras escritas o audiovisuales para el mercado latinoamericano, siempre se opta por el “español neutro”. El español neutro es un idioma artificial; nadie en el mundo lo habla, aunque hay quienes lo intentan – un saludo a Ketty de JcK, que hace un esfuerzo sobrehumano por hablar en español neutro en sus videos –. La idea del español neutro es que sea entendible para la mayor cantidad de hispanohablantes posible, eliminando modismos locales y acentos identificables con alguna región específica.

En los juegos de mesa se nota y se agradece mucho el esfuerzo por usar un lenguaje neutro en las traducciones, sobre todo en juegos con mucho texto como Eldritch Horror o Dead of Winter. Eso sí, en este último hay un par de excepciones que llaman la atención. Las cartas de encrucijada contienen texto temático para describir los eventos y situaciones que los personajes encuentran. Hay unas cuantas donde los españolismos son notorios.

(…) El cadáver del sacerdote hace crujir sus dientes y casi te arranca la nariz. Gritas “¡Es la hora de la extremaunción!”, y golpeas la cabeza de esa cosa contra el suelo de baldosas hasta que sólo quedan unos restos sanguinolentos. Te sacudes el polvo y te sorprendes cuando te das cuenta de que has soltado una frase peliculera en mitad de una pelea. ¡Cómo molas!”

¿Cómo molas? Ostia tío, pues es que molas un mogollón. Eres un superguay. Venga, vamos a dormir la siesta, no seas pringao. Y así es como, al menos para nosotros acá en Chile, se pierde todo el efecto que hubiera tenido la situación si la hubiesen traducido de una forma un poco más neutral.

Horrores en las Reglas

Todo lo que hemos conversado anteriormente es divertido. Los cambios de nombres y las frases españolísimas que se escapan de lo normal no son más que anécdotas o curiosidades. La cosa se pone seria cuando las reglas y los componentes traducidos contienen errores y, peor aún, HORRORES. Los errores de traducción son comunes, algunas frases pueden no quedar muy claras o cambiar un poco el significado. Lamentablemente hay veces en que el error es tan relevante en su efecto como incomprensible en su causa. A continuación unos cuantos ejemplos que logramos recopilar de nuestra colección.

En el tierno y amoroso juego Takenoko hay un error de reglas muy pequeño pero significativo. En la acción de tomar losetas de jardín, la versión en español dice que se roban tres, se escoge una y el resto se dejan en la parte superior de la pila. Si revisamos las reglas en otros idiomas, todas dicen que las losetas sobrantes se dejan debajo de la pila. Esto tiene más sentido, porque si se dejaran arriba, las losetas rechazadas serían tomadas una y otra vez, renovando solo una loseta en cada instancia. Lo gracioso de este error es que nació en la primera edición en inglés de Takenoko. Luego lo corrigieron, pero la versión en español arrastró el error y nunca lo enmendó.

photo4952143566721886137
Se ponen en la parte INFERIOR.

En el menos tierno y más violento juego King of Tokyo hay un par de cartas que no están del todo claras. Por ejemplo, hay dos cartas que hacen algo muy similar: Revés en la Trama y Elástico. Revés en la Trama dice “Cambia un dado por cualquier otro resultado. Descarta esta carta una vez utilizada”. Por su parte, Elástico dice “Puedes gastar dos cubos de energía para poner el resultado que quieras en uno de tus dados”. ¿Hay alguna diferencia entre cambiar y poner? Yo llegué a pensar que cambiar es modificar el resultado de una tirada, en cambio poner implicaba fijar el resultado antes del lanzamiento. Cualquier duda se disipa revisando las versiones en inglés, Plot Twist y Stretchy. En ambas se usa el mismo verbo: change. Incluso ambos dicen “to any result”, sin ponerse creativos diferenciando “cualquier otro resultado” de “el resultado que quieras”.

photo4952143566721886136
¿Cómo dos cartas que hacen casi lo mismo están escritas tan diferente?

Otra carta deficientemente traducida es Escupitajo Venenoso. En español dice “(…) Los monstruos reciben 1 daño por cada contador de veneno que tengan al final del turno. (…)”. ¿De qué turno? ¿Mi turno, el turno del jugador que me envenenó, todos los turnos? Una vez más, la versión en inglés viene al rescate: “Monsters take 1 damage for each poison counter they have at the end of their turn”. SU turno. ¿Tanto costaba ponerle eso en español? Creo que no.

photo4952143566721886135
¡¿DE QUÉ TURNO?!

Y nuevamente hemos guardado lo peor para el final. Este es el mayor horror de traducción de reglas que hemos visto hasta ahora, y el que inspiró esta entrada. La víctima: nuestro amado Concordia. El perpetrador: un tal José Antonio Gómez Garrido, traductor de Ediciones MasQueOca, la editorial responsable de la versión en español del juego. Convengamos en que el error está lejos de romper el juego; pero aún no podemos entender qué lo causó, aparte de la inoperancia de Don José Antonio y la falta de supervisión de los editores de MasQueOca.

En la explicación de los efectos de las cartas de personalidad, para el DIPLOMÁTICO dice: “(…) Si ya se ha usado un DIPLOMÁTICO sobre una carta de la pila de descartes de un jugador, no podrá volver a usarse un DIPLOMÁTICO sobre esa misma carta (…)”. Fácil de entender: si el jugador A juega un ARQUITECTO y el jugador B lo copia con su DIPLOMÁTICO, el jugador C no puede usar su propio DIPLOMÁTICO para copiar el ARQUITECTO de A. ¿Cuál es el problema? Que esta regla NO EXISTE.

photo4952143566721886133
El arranque de creatividad del traductor es asombroso.

Revisando las reglas en alemán, inglés, italiano, etc. en ningún otro lado sale algo que siquiera se parezca a esa regla que agregaron en español. Nada. La inventaron del aire. Se les ocurrió a ellos, la pusieron en su reglamento y nos dejaron jugando el juego mal durante meses. ¡Incluso en el videotutorial de MasQueOca explicaron la regla mal! Es un horror.

Pensamientos Finales

Mi intención no es demonizar el español. Cualquiera podría decirme “Bueno, si las versiones en español son tan malas, ¿por qué no compras todos tus juegos en inglés?”. Lamentablemente esa no es la mejor solución. Hay juegos muy dependientes del idioma, con mucho texto en sus cartas y otros componentes; como los ejemplos que di antes: Dead of Winter y Eldritch Horror. Estos juegos se basan en la narrativa; es decir, no sólo en los que dicen los textos, si no que también en cómo se dicen, la intencionalidad y la interpretación. Si tuviera que jugarlos en inglés, ni yo mismo sería capaz de leer, traducir en mi mente y formar frases con las que pueda “actuar” la situación. Y olvídense de jugarlo con algún amigo que no sepa inglés. Estaría toda la partida pidiendo que le traduzcan las cartas.

Las versiones editadas a nuestro idioma son casi un mal necesario. Y vaya que las necesitamos en algunos casos. Esto obligatoriamente implica tolerar los nombres cambiados, dejar pasar los españolismos ocasionales y tomar medidas para no caer en los errores de reglas. Nuestro gran aliado en esta causa es internet. Cualquier carta o parte de regla que nos parezca extraña o nos genere duda la podemos buscar. Otra medida que hace un tiempo estoy implementando es leer y aprender las reglas en inglés. Tengo la suerte de entender bien el idioma, así que pongo en uso esa habilidad.

En un mundo ideal todo estaría perfectamente traducido y además muy bien escrito desde el origen. Si fuera así no tendríamos necesidad de dudar de nada. Como el mundo no es perfecto, tal como las casas tienen alarmas y rejas en las ventanas, nosotros tenemos nuestra arma que es internet y sabemos dónde buscar cuando nos asalta una duda. En la BGG tenemos acceso a los foros creados por miles de ñoños que tuvieron la misma duda antes que nosotros. Esos 16 años de sabiduría de los ñoños del mundo es la mejor herramienta que podríamos desear. Pero, por supuesto, está en inglés. Nada que hacer.

DISCLAIMER: Los textos en negrita fueron puestos así por mí para destacar palabras o frases en reglas y componentes. No necesariamente están así en los originales.