Si existe una temática que yo no habría estimado posible aplicar exitosamente a un juego de subastas y bluffing, es la de crear la biblioteca de una abadía medieval. Y sin embargo, esa es precisamente la temática de Biblios, un pequeño y original juego de subastas y drafting publicado en 2007 por Iello Games y creado por Steve Finn.

En Biblios, cada jugador representa al abad de un monasterio medieval, tratando de establecer la más prestigiosa biblioteca de libros sagrados. Para ello, los jugadores recibirán algunas donaciones en materiales y en oro, que luego deberán utilizar para adquirir más libros, copistas y otros recursos para la biblioteca. Estos recursos, a su vez, están divididos en 5 categorías: Copistas (monjes encargados de copiar textos), Pigmentos, Libros Sagrados, Manuscritos y Libros Prohibidos.

2017-02-23-14-07-17-1
Los cinco recursos del juego. De izquierda a derecha: Copistas, Pigmentos, Libros Sagrados, Manuscritos y Libros Prohibidos.

Sobra decir que, en realidad, la temática está más bien pegada encima y que este es, en esencia, un juego de cartas, en el que lo realmente importante es tratar de coleccionar el mayor valor posible en cartas de cada tipo (no la mayor cantidad de cartas, ya que estas son de valor variable), puesto que cada categoría de cartas, a su vez, vale una cierta cantidad de Puntos de Victoria al final de la partida.

Así, el jugador que, al final de la partida, tenga la mayor cantidad de puntos en cada categoría, se llevará los Puntos de Victoria que esa categoría otorgue. Estos Puntos de Victoria son inicialmente los mismos para las 5 categorías (3 puntos), pero pueden variar durante el transcurso de la partida. Para reflejar esto, el juego incluye un pequeño tablero que representa el Scriptorium de la biblioteca, en el que un set de dados indica el valor actual en Puntos de Victoria de cada categoría.

2017-02-23-14-02-34
Así se ve el Scriptorium al inicio de una partida.

El juego se desarrolla en dos fases o etapas. Una primera, de donaciones, que consiste en un curioso sistema de drafting: Cada jugador va tomando, una a una, una cantidad de cartas igual al número de jugadores más una, y las asigna bien a un área pública, desde donde serán tomadas gratuitamente por los demás jugadores, bien a sí mismo sin revelarla –formando su propia mano de cartas-, o bien a una pila de subasta, también sin revelarla. La complejidad reside en que el jugador activo debe asignar cada carta en el momento mismo de sacarla del mazo, sin poder cambiar después de opinión. Esta fase del juego involucra un claro aspecto de push your luck (“presione su suerte”), ya que cuando uno saca y asigna una carta, nunca sabe si la que vendrá a continuación era una mejor alternativa para la asignación que hizo. Frecuentemente uno decide quedarse con la primera carta que toma del mazo, sólo para descubrir que la que venía a continuación era mucho mejor. Pero ya no puede cambiar su decisión y, por lo tanto, debe asignar esa nueva carta a la pila de subastas o bien al área publica, desde donde otro jugador se la llevará gratuitamente.

Terminada la etapa de donaciones viene una segunda, la de subastas. En esta etapa –como se puede adivinar- se subastan, una a una, las cartas que fueron asignadas a la pila respectiva durante la ronda anterior. En estas subastas, cada jugador sólo puede subir la postura del jugador anterior o bien pasar. La subasta continúa hasta que un jugador haga la postura más alta y se quede con la carta subastada, la que añadirá a su mano.

Es conveniente mencionar que dentro del mazo de cartas existen, además de las 5 categorías de recursos antes descritas, cartas de oro (de valores 1, 2 y 3), que permiten hacer posturas en las subastas de esta segunda etapa, y cartas de iglesia, que representan las relaciones de cada abad con el Obispo y que son, precisamente las que permitirán a los jugadores alterar la cantidad de Puntos de Victoria otorgados por cada categoría de cartas de recurso al final de la partida (lo que, en la práctica, se hace alterando el valor del dado respectivo en el Scriptorium).

2017-02-23-14-07-17
A la izquierda, los tres tipos de carta de oro que existen en el juego. A la derecha, algunas cartas de iglesia.

Finalizadas las dos etapas de juego, los jugadores revelarán su mano de cartas, determinarán quién tiene la mayor cantidad de puntos en cada categoría y asignarán el dado respectivo al jugador que tenga la mano más alta en dicha categoría. El jugador con la mayor cantidad de Puntos de Victoria (los puntos indicados en las caras de los dados), será el ganador de la partida.

EL REVIEW

Biblios es uno de mis fillers favoritos. Las reglas son tan simples que se enseñan en menos de 10 minutos, y las partidas, a pesar de ser bastante breves, están llenas de pequeños momentos de tensión.

Como mencioné más arriba, en la primera etapa de juego, la de donaciones, el curioso sistema de drafting del juego conlleva un necesario elemento de “presionar la propia suerte”, que añade un poco de emoción a cada turno; mientras que durante la segunda etapa, de subastas, el bluffing toma protagonismo y lleva a tensas pero divertidas situaciones en que dos o más jugadores suben sostenidamente sus posturas, a veces genuinamente tratando de quitarle una carta al otro, a veces simplemente haciendo que esta suba de precio, para que el otro jugador deba gastar mucho oro en ella y no pueda comprar otras que vendrán. En cualquier caso, ambas etapas son de turnos breves y realmente no dan mucho espacio para el analysis paralysis. Las subastas nunca se extienden más allá de las 4 o 5 posturas sucesivas, debido a que no hay tanto oro disponible en el juego, ni tampoco ninguna carta que por sí sola valga tanto dinero.

Además de esos elementos, el juego obliga a observar con atención los tipos de recursos por los que pujan los demás jugadores en las subastas (y también qué cartas descartaron enviando al área pública durante la primera fase), para saber qué recursos son los que ellos están juntando y, por lo tanto, qué cartas debería tratar de encarecerle en las apuestas o, mejor aún, qué puntajes (dados) debería influenciar con las cartas de iglesia que logre obtener.

2017-02-23-14-08-31
El Scriptorium de una partida en la que ya se ha alterado el valor en Puntos de Vitoria de algunas categorías.

En mi experiencia, todos estos elementos generan una amena interacción entre los jugadores, que no pocas veces se presta para un gracioso trash talk, esto es, el intercambio de pullas e insultos jocosos que se produce en situaciones de competencia. Por ejemplo, en mi grupo de amigos, la categoría de “Libros Prohibidos” (cartas rojas), ya quedó calificada como “Pornografía”, con todas las bromas que eso conlleva para el jugador que, de pronto, deja entrever que está juntando ese tipo de cartas en su mano. Para qué hablar de aquellos casos en que uno estaba pujando por una carta sólo para hacérsela más cara a otro jugador, quien descubre el timo y deja de pujar, para que uno tenga que terminar llevándosela por un precio ridículo, sin tener ninguna necesidad de ella.

No está demás decir que los componentes de la última edición publicada por Iello Games son hermosos y de buena calidad. Una caja con forma de libro contiene el mazo de cartas, todas de bellas ilustraciones, un pequeño y sólido tablero que hace las veces de Scriptorium, y un set de 5 dados de colores, tan lindos que realmente es una lástima que no se lancen.

En resumen, un filler muy sencillo y rápido de jugar, pero con tanta sustancia que normalmente se presta para jugar varias partidas seguidas.