Ya hemos mencionado otras veces que hay temáticas en los juegos que se repiten, que están de moda. Zombies, Cthulhu y fantasía son algunas de las ambientaciones que suelen aparecer por aquí. Los piratas también. Pero yo he notado que esta temática no siempre viene acompañada de unas mecánicas que representen lo que nosotros entendemos de los piratas. En el juego Jamaica los jugadores son piratas que hacen una carrera alrededor de la isla. En Korsar los jugadores saquean galeones con un sistema matemático totalmente Kniziano. En Libertalia tenemos una selección de roles similar a la de Citadels. Así es como yo nunca había visto un juego donde los jugadores simplemente fueran piratas que buscan tesoro, se atacan y se sabotean mutuamente. Hasta que jugué Los Tesoros del Rey Pirata.

Los Tesoros del Rey Pirata es un juego para 2-4 jugadores diseñado por Pablo Céspedes y Víctor Hugo Cisternas y publicado este año por Ludoismo. ¡SI! Es un juego chileno; el primero que reseñaremos en este blog. En este juego los jugadores son exactamente lo que describí en el párrafo anterior: piratas buscando riquezas. Para ganar, los piratas deben encontrar los tesoros ocultos en las islas del tablero, robar los tesoros que posean los rivales, combatir, sabotear y, por supuesto, navegar por aguas traicioneras.

photo4947561540991690685
Las cartas de personaje y sus respectivos barcos de madera. Las cuatro tienen doble lado: hombre o mujer.

Este juego tiene una estructura de turno muy distintiva. Cada jugador hará cuatro acciones por turno. La primera es robar una carta. La segunda es una de seis opciones: robar otra carta, abrir fuego (ataque a distancia), retar a duelo (ataque directo), jugar una carta de traición, equipar una carta de equipo y reclamar un tesoro. La tercera acción es el movimiento, que es obligatorio y no puede terminar en la misma posición que empezó. Por último, la cuarta acción es también una de las seis opciones de la segunda acción.

¿Cómo se gana? Pues encontrando y conservando tesoros. Hay un mazo de 12 mapas y un tablero con 12 lugares distintos. En todo momento de la partida hay 3 mapas revelados que muestran en qué lugares hay tesoro y qué equipo se requiere para obtenerlo. Además, y para facilitar el juego, hay tres fichas que se ponen en los lugares donde hay tesoro actualmente. Según el equipo que requiere, cada tesoro es de un tipo/color (joyas/rojo, magia/azul, oro/amarillo y mercancías/verde). El conjunto de un tipo de tesoro vale 1/3/6 si el jugador tiene 1/2/3 de los tesoros de ese tipo. Es decir, si tengo un tesoro mercancía, vale 1 punto; si tengo tres tesoros joyas, valen 6 puntos. La partida se acaba cuando todos los tesoros fueron reclamados o cuando ocurren los cinco eventos del juego (que salen cada vez que se agota el mazo de 42 cartas). Se cuentan los puntos y quien tenga más, gana. En caso de empate se sigue jugando hasta que alguien tenga la ventaja absoluta.

photo4947561540991690684
Los cuatro bienes del juego. Juntar varios del mismo otorga más puntos.

Muchas de las acciones requieren un dado, ¡pero no es lo que piensan! Cada carta, aparte de su efecto normal, tiene una cara de dado impresa. Por ejemplo, una carta “Lámparas y Palas”, que es una carta de equipo, puede tener un cinco. En la fase de movimiento el jugador puede descartar esa carta para moverse hasta cinco espacios en el mapa, pero queda descartada y no se puede usar como equipo.

Esto es especialmente importante en las acciones agresivas: abrir fuego, retar a duelo y jugar carta de traición. En estos casos el atacante descarta una carta y el dado de la carta es su poder de ataque. El defensor, para defenderse con éxito, debe descartar una carta mayor. El empate va para el atacante, muestra de que el juego favorece la agresión y no la actitud defensiva. También está la opción de descartar la primera carta del mazo y que ella represente la fuerza de ataque o defensa, pero nunca se sabe qué saldrá de allí.

photo4947561540991690683
Las distintas cartas en el mazo de juego. No hay nada más triste que robar un “Canto de Sirenas”. Totalmente inútil.

El Análisis del Juego

Los Tesoros del Rey Pirata es un juego bastante entretenido. Es corto, dinámico y favorece un modo más agresivo de jugar. No es para jugarlo de forma aislacionista. Hay que atacarse para adelantarse, y diría que también para pasarlo bien. Las cartas, con sus variados efectos, abren el espectro de posibilidades de cada jugada. No es una simple carrera para obtener más tesoro antes que los demás. Quitarse cartas es importante, porque no sólo mejoras tus posibilidades, si no que disminuyes las de los demás.

Observando este juego nos pudimos dar cuenta de que hubo un esfuerzo en probarlo antes de lanzarlo. Las fichas de tesoro pueden parecer un pequeño detalle, pero son sumamente útiles para identificar rápidamente donde están los tesoros. Sin haber conversado nunca con los diseñadores, puedo adivinar que la necesidad de esas fichas surgió en el playtesting. Ahorra un montón de tiempo no tener que pensar “Ya, ¿y cuál de estas islas es la Isla del Ermitaño? ¡Si son todas parecidas!”. Y, para ser sincero, sí son todas parecidas. Aunque tengan detalles diferenciadores, el hecho de que todas sean del mismo tono de verde claro hace dudar cuál es cuál al momento de colocar un nuevo tesoro.

photo4947561540991690687
Una parte del tablero de juego. Las fichas de tesoro ayudan a identificar las islas donde se puede obtener un tesoro.

El arte de las cartas es sobrio y descriptivo. Es simpático que las cartas de personaje tengan doble lado, uno para hombre y otro para mujer. Eso sí, las cartas las noté un poco delgadas; pero como lo primero que hice fue ponerles protectores, para mí no es problema. El resto de los componentes está a la altura. El único detalle sería lo que dije antes, que todas las islas son del mismo color y hay que mirarlas bien para identificarlas.

Un aspecto del juego que puede ser bueno o malo es el turno de cuatro acciones. Es bueno, porque uno siente que logra un buen avance en cada turno. Sería menos entretenido si en cada turno uno sólo pudiera atacar o moverse. El otro lado de esto es que en una partida de cuatro jugadores el entreturno puede alargarse. De todas formas, hay grandes probabilidades de que seas atacado durante el turno de los demás, así que no tienes tiempo de aburrirte mientras te defiendes.

photo4947561540991690688
Los cinco eventos del juego. Un poco de aleatoriedad extra para “mover el bote”.

¿Podría Decirse Que Este Juego Es Un Tesoro?

A mí, en lo personal, me gustó mucho Los Tesoros del Rey Pirata. Como dije en un principio, siento que es un verdadero juego de piratas. Lo agresivo que es se ve mitigado con lo rápido que termina y con que perder algún enfrentamiento no es tan castigador. Siempre está la posibilidad de levantarse y cobrar venganza.

Ahora bien, me he topado con gente que no lo ha disfrutado tanto como yo. A los más euro les chocará que este juego los fuerce a la pelea. Estos seguirán la ruta más eficiente para recoger tesoros, pero luego sufrirán la injusticia de que alguien venga y les robe el fruto de su esfuerzo. Puede ser frustrante.

Yo creo que es sano dar rienda suelta a nuestro lado más violento y mezquino. Los Tesoros del Rey Pirata nos permite eso en una partida corta y amigable. Podemos hacer nuestras maldades y terminar la partida sin sentimientos heridos. Yo lo recomiendo para quienes andan buscando un filler que les permita atacar a sus rivales y robarles su tesoro sin miramientos. Si usted no anda buscando eso, a lo mejor no sabe que lo busca. Pruebe y verá.