Una máquina de Rube Goldberg es aquel aparato que realiza una tarea muy simple de una forma muy rebuscada y compleja. Estas máquinas normalmente tienen un fin humorístico, mostrando un absurdo sistema con varios pasos, que finalmente hacen cosas como anotar un gol o encender las luces de un árbol de navidad. En general, el término “máquina de Rube Goldberg” tiene una connotación negativa. Se usa para decir que algo es absurdamente complicado y sin necesidad de que lo sea. Pero observar una máquina de Rube Goldberg funcionando, al menos para mí, es un deleite. Las partes del aparato deben estar posicionadas con gran precisión para que las reacciones en cadena sucedan de forma continua. La gracia de las máquinas de Rube Goldberg no está en el fin, sino en el proceso.

Con este preámbulo quiero presentarles Lewis & Clark, un gran juego basado en la expedición exploratoria de Meriwether Lewis y William Clark, comisionados por el presidente gringo Thomas Jefferson para encontrar un paso hacia el Océano Pacífico a través de Luisiana. El juego fue diseñado por Cédrick Chaboussit y publicado por Ludonaute el año 2013. En Lewis & Clark, 1-5 jugadores compiten por ser el primer explorador en llegar a la costa del Pacífico, luego de recorrer ríos y montañas. Y esa es la simple victoria de Lewis & Clark: el que llega primero gana. No hay puntos de victoria, rondas extras para los otros jugadores, nada. El primero en llegar gana. Fin.

photo4972033581744498606
Tablero de Lewis & Clark al inicio de la partida. Los exploradores comienzan en Saint Louis, y tienen un largo camino por recorrer.

Ahora bien, es más fácil decirlo que hacerlo. En cada turno, un jugador puede hacer hasta tres cosas: una acción principal, reclutar y acampar. La acción principal consiste en jugar una de las cartas de la mano o colocar un indio para ejecutar una acción del tablero. Para hacerse una idea, este juego mezcla el worker placement con un sistema de cartas como el de Concordia. Siguiendo el símil de Concordia, reclutar consiste en adquirir una nueva carta de un mercado abierto. Las 54 cartas del mazo de nuevos reclutas son distintas, dándole a los jugadores oportunidades y ventajas únicas. Por último, acampar sería como jugar al Tribuno en Concordia. Esto permite recuperar las cartas jugadas para volver a utilizarlas. Pero tiene otros efectos.

En la “pista de carreras” – los ríos y montañas – los jugadores tienen dos piezas: el explorador y el campamento. El explorador es el que se mueve con las acciones de movimiento. Es decir, el explorador generalmente va delante del campamento. Cuando los jugadores deciden acampar, el campamento avanza hasta donde esté el explorador. ¡Pero espera! Antes hay que revisar qué tanto tiempo toma levantar el campamento. Si el campamento lleva exceso de recursos e indios, deberá retroceder a su explorador algunos espacios. Además, por cada carta de personaje que tengan en su mano – que no haya sido jugada –, retrocederá un espacio adicional. Luego de esto, el campamento es ubicado en el lugar donde esté el explorador. Lo importante de esto es que acampar es la única forma de recuperar las cartas y que para ganar el campamento debe cruzar la meta, no sólo el explorador.

photo4972033581744498609
El mercado de nuevos personajes. Son mejores que las cartas iniciales, lo que los hace muy valiosos.

En Lewis & Clark los jugadores tendrán que administrar su expedición de forma cuidadosa. La expedición tiene espacios limitados para los recursos. Hay cuatro recursos básicos (comida, pieles, herramientas y madera) y dos recursos avanzados (piraguas y caballos). Las acciones permiten obtener recursos, cambiar recursos por otros recursos, añadir un barco a la expedición, obtener indios y moverse, junto con algunas otras acciones más.

photo4972033581744498608
Parte del tablero de expedición. Se pueden añadir botes para cargar más recursos o indios.

Hay varios detalles importantes de las reglas que no voy a profundizar, pero para que se hagan una idea de la interacción que hay entre los jugadores comentaré dos cosas. Primero, la recolección de recursos depende de las cartas que tú y tus vecinos tienen jugadas. Cada carta tiene un símbolo de recurso. Entonces cuando juegas un personaje que obtiene, por ejemplo, madera, debes contar los símbolos de madera en las cartas de tu área de juego y las de los rivales a tus lados. Por lo tanto, es más conveniente jugar los personajes que dan recursos antes de que tus rivales acampen.

Lo segundo es que, salvo en el comienzo, no pueden haber dos exploradores en el mismo espacio. ¿Qué pasa cuando yo debería caer en un espacio donde hay un explorador rival? Lo salto. Esto es importantísimo considerando que los movimientos que hacemos son por río o por montaña. Si un explorador está en la última casilla de río antes de una montaña, yo puedo caer en su casilla y saltarlo, terminando mi movimiento en montaña. Lo otro a considerar es que esta regla funciona para los dos lados. Si me toca retroceder y caigo en una casilla ocupada, salto al explorador y termino un espacio más atrás.

photo4972033581744498613
Estos exploradores están en una posición ideal para que alguien los salte.

¿Es Bueno Este Juego?

Para mí, Lewis & Clark es un tremendo euro. El manejo de recursos, la colocación de trabajadores, las cartas de personaje. Todo esto nos presenta un puzzle complejo y satisfactorio. Esta inusual pareja, una forma de ganar simple y una mecánica de juego compleja, es realmente impresionante. Cada paso del juego es una decisión difícil, cada acción de los rivales un nuevo reto y cada avance del explorador y acción de acampar es el resultado de una planificación exhaustiva. Yo disfruto mucho de los juegos difíciles, y quedé maravillado con Lewis & Clark.

photo4972033581744498614
El jugador azul se alza victorioso. Lo siento naranjito, no hay rondas extra ni conteo de puntos.

Los conceptos lúdicos – si los podemos llamar así – que incorpora este juego hacen que no sea apto para novatos. El worker placement acá es especial, porque los indios no son del color de ningún jugador. Por racista que suene, son un recurso del juego; un recurso que hace acciones. Se usa una acción específica – la del intérprete – para obtener indios y, de paso, liberar los espacios del tablero. Cuando uno juega una carta, además debe jugar otra para darle “fuerza”. Es más complejo que en Concordia.

Todas estas dificultades mecánicas hacen que el juego sea ideal para eurogamers avezados, y un total despropósito jugarlo con gente nueva en el hobby. Diría que antes de jugar Lewis & Clark es ideal tener un par de partidas de Stone Age o algún otro worker placement en el cuerpo. Jugar Concordia también ayuda. Siempre. Aunque no vaya a jugar Lewis & Clark.

photo4972033581744498616
Los trabajadores indios ayudan a la expedición obteniendo recursos. Ellos conocen su tierra mejor que nadie.

Y un detalle que había olvidado comentar: el juego es hermoso. Los recursos son piezas de forma hexagonal, para que calcen con los espacios en los barquitos. Los indios de madera tienen su clásica plumita parada. Las cartas están bellamente ilustradas, al igual que el tablero. Los componentes de cartón son de alta calidad. El manual está bien explicado. Realmente este juego es toda una joya.

Me está costando un mundo encontrarle puntos bajos a este juego. Si tuviera algún reparo, lo único que se me ocurre, aparte de que no es apto para novatos, es que las habilidades de las cartas son símbolos y no palabras. La explicación de cada carta está en el manual, muy fácil de encontrar porque las cartas están numeradas. Es seguro que las primeras partidas estarán todo el tiempo buscando qué hace cada carta que aparece en el mercado. Algunos símbolos realmente no dicen nada y hay que buscarlos sí o sí. Es un ejemplo de aquellos juegos en los que la independencia del idioma se logra a costa de abusar de la simbología.

photo4972033581744498610
Los legendarios Sacagawea y Daniel Boone. Justo son los dos personajes con el símbolo más críptico en sus habilidades.

Altamente recomendado. Lewis & Clark es un eurogame ideal. Es la anti-ensalada de puntos. ¡No hay puntos! Es difícil, es cabezón, tiene un final emocionante, es bonito, está bien explicado. Si les gustan los euros, no se van a equivocar con este. Otro dato: la BGG dice que este juego es ideal para tres jugadores, lo que es super extraño. Como siempre digo, pruébelo. Yo lo hice, me enamoré… y lo compré al día siguiente.