Un paralelo interesante que puede advertirse entre la industria de los juegos de mesa y la de los juegos de video, es que en ambas se ha consolidado la tendencia de lanzar expansiones para sus productos.

Cualquier gamer sabe que a los pocos meses de lanzado algún videojuego de alto impacto, la respectiva productora lanzará uno o más “DLC”s, o contenidos descargables, que son, en el fondo, expansiones para el juego principal. Normalmente contienen más capítulos o misiones, nuevos escenarios, nuevos enemigos, nuevas habilidades, más armas o artefactos para los personajes del juego, y hasta nuevas vestimentas o aspectos para los mismos. En no pocas ocasiones, la expansión es o contiene un “parche” que arregla algún que otro aspecto poco terminado del juego principal. Una cosa muy similar ocurre en el ámbito de los juegos de tablero.

Así, es frecuente que después de que algún juego ha tenido un cierto éxito, el diseñador y la editorial respectiva lancen al mercado una expansión que, por ejemplo, amplíe el número de jugadores, renueve un poco la experiencia de juego con nuevos objetivos o misiones, añada mecánicas o algún nuevo modo de juego, incorpore nuevos personajes y nuevas habilidades, o bien –como un verdadero parche- corrija algún aspecto del juego que se estime defectuoso o poco acabado. Normalmente estas expansiones son modulares, lo que quiere decir que sus componentes pueden incorporase por partes en el juego base, de forma que los jugadores pueden elegir en cada partida qué partes de la expansión desean añadir y cuáles dejarán fuera.

Hoy quiero compartir con ustedes algunos comentarios sobre la experiencia que he tenido con las expansiones de juegos de mesa y las diversas funciones que cumplen. Quizá puedo contribuir a que se compre alguna que es fundamental para disfrutar a plenitud alguno de los juegos que ya le gustan, o bien a evitar que siga gastando plata en alguna bazofia que ni con expansiones se le va a hacer más agradable.

Voy a aprovechar la misma descripción que hice hace un par de párrafos acerca de los distintos aportes que hacen las expansiones a su juego base, para dar un orden a mis comentarios.

  1. LAS EXPANSIONES QUE SIMPLEMENTE AÑADEN MÁS JUGADORES.

Probablemente una de las funciones más básicas que una expansión puede cumplir es la de añadir componentes y reglas para uno o varios jugadores adicionales a los que el juego base permite. Si bien muchas expansiones contemplan esto como un extra a las demás cosas que aportan a su juego base, hay algunas que sólo cumplen esta función (y por lo mismo, a veces son llamadas extensiones o ampliaciones). Un ejemplo clásico es la expansión de Catán para 5 y 6 jugadores.

pic2420287_md
La extensión para 5 y 6 jugadores de Catán. Una estafa en curso.

Si bien podrían parecer inocuas –por lo poco que añaden-, se me ocurren al menos dos comentarios en relación con ellas. Primero, frecuentemente parecen más una sucia jugada comercial que un genuino esfuerzo por expandir la experiencia para los jugadores. En el ejemplo de Catán, mi sincera opinión es que los componentes para 5 o 6 jugadores siempre debieron estar contenidos en la caja base (que por lo demás no digamos que tiene una enorme cantidad de componentes), en lugar de ser comercializados aparte por un precio que supera claramente el 50% de lo que cuesta el juego base. Y seamos honestos, Catán no lo vale.

Lo otro, tenga cuidado, porque un juego que es muy bueno con 3 o 4 jugadores, podría hacerse latero o derechamente injugable con 5, 6 o más. El sólo hecho de que usted disfrute mucho la experiencia de un juego no quiere decir que añadirle más gente a la mezcla lo vaya a hacer mejor. Yo sé que con esta arriesgo demanda, pero la expansión Rise of the Ancients para el juego Eclipse añade componentes para jugar hasta con 9 jugadores y realmente dudo que esa sea una experiencia deseable. Otro ejemplo un poco extremo puede ser Dixit: Odyssey” –que más que una expansión es un standalone set-, cuyos componentes permiten partidas de hasta 12 jugadores.

pic1340277_md
La expansión Rise of the Ancientes, para el juego Eclipse.

Dentro de estas expansiones también podríamos contar aquellas que añaden un modo solitario al juego, aunque estas suelen hacer algunas adaptaciones de las reglas o bien añadir todo un módulo destinado a crear la inteligencia artificial del juego. Un ejemplo es la expansión “The Gathering Storm”, para el juego “Race for the Galaxy”, que añade componentes para un quinto jugador y un módulo para poder jugar en solitario. Este último es una compleja combinación de componentes cuya finalidad es generar los turnos de una IA contra la que se enfrentará el jugador. En mi experiencia, el sistema es bastante engorroso y requiere no sólo de una gran concentración -para no equivocar el turno de la IA- sino también memorizar una gran cantidad de reglas especiales. Eso sí, los entendidos dicen que, una vez que se domina el sistema, el juego es bastante satisfactorio. Un ejemplo distinto es la expansión de Archipelago” para un jugador, que sólo consiste en un set de cartas con algunos objetivos y unas condiciones iniciales especiales.

pic1497682_md.jpg
La expansión de Archipelago para juego en solitario.
  1. LAS EXPANSIONES QUE ARREGLAN ASPECTOS DEFECTUOSOS.

Lo mismo que pasa en los videojuegos, por diversas razones a veces ocurre que un juego sale al mercado con alguna… aspereza, que no fue bien limada durante el proceso de testeo y producción. Ya bien alguna mecánica que genera un loophole, una regla especial que entra en contradicción con otra sin que sea posible resolver el conflicto acudiendo a las reglas generales, una habilidad o personaje que parece estar desproporcionadamente en ventaja o desventaja respecto de los demás, o, incluso, algún aspecto que fue considerado por los jugadores como derechamente aburrido o poco interesante en algún juego que, por lo demás, tuvo buena acogida. En muchos de estos casos, los diseñadores lanzan pronto al mercado un pack de expansión que, además, de añadir alguna cosa más, resuelve o arregla este aspecto defectuoso o poco apreciado.

Un par de ejemplos se me vienen a la memoria. El famoso Gloria a Roma, que ya hemos cubierto en este blog, contiene en su caja base una carta que representa el Coliseo. Si bien el asunto es perfectamente discutible, no pocos jugadores se alzaron diciendo que la carta era excesivamente poderosa y tan agresiva que podía echar a perder fácilmente una partida (y parece que efectivamente muchas partidas se pusieron agrias por su culpa). En respuesta, cuando el diseñador creó una pequeña expansión para añadir algunas cartas más al juego –“La República”– añadió una denominada “Domus Aurea”, que no simplemente se añade al mazo sino que reemplaza la del Coliseo.

Algo parecido pasó con Civilization (que hace poco abordamos en este blog también). Resulta que las cartas que representan a las unidades militares en el juego base tienen un único valor numérico para representar tanto su fuerza de ataque como su resistencia. Esto no fue del agrado de los jugadores, quienes pronto reclamaron que el sistema de combate era deficiente por esta característica de las cartas. En respuesta, la expansión “Wisdom & Warfare”, además de agregar varios componentes y aspectos interesantes, reemplazó completamente el mazo de cartas de unidad militar, las que ahora tienen valores de ataque y resistencia diferenciados (y un esquema gráfico un poco más claro, también). El consenso general es que el combate se hizo mucho más interesante con ese sutil cambio.

pic1680700_md
Una de las dos excelentes expansiones para el juego Civilization.

Otro ejemplo controversial es el de los Misiles de Plasma del juego Eclipse, que algunos jugadores consideran “rotos”, por ser demasiado poderosos (overpowered, es la expresión acostumbrada en inglés), mientras otros consideran que esos jugadores son unas nenas lloronas incapaces de enfrentar un poco de emocionante desigualdad militar. Yo me cuento entre las nenas lloronas que los encuentran un poco overpowered. Como sea, la mencionada expansión “Rise of the Ancients” contiene algunas tecnologías y otros componentes dirigidos a contrarrestar en alguna medida el poder de los misiles de plasma, sin neutralizarlos completamente.

Una suerte de sub-categoría de estas expansiones podrían ser aquellas que balancean un juego base que se estima –valga la redundancia- un poco desbalanceado. Así suele ocurrir con aquellos juegos en que las distintas facciones en competencia tienen poderes desiguales. No es raro que la comunidad jugona termine denunciando que alguna o algunas de esas habilidades están notoriamente desbalanceadas respecto de las demás. Un ejemplo de esto es Terra Mystica –uno de mis favoritos– cuyas distintas razas han sido objeto de verdaderos estudios entre los fanáticos, para determinar cuáles son más poderosas y cuáles están en desventaja respecto de las otras. De ahí resultó que algunas razas, como los Faquires y los Gigantes, no son estimadas competitivas (o al menos, son más difíciles de usar), mientras que otras como las Brujas o los Nómades, parecen correr con una cierta ventaja. La expansión “Fire & Ice”, además de agregar 6 nuevas razas y hasta un nuevo tablero, contiene algunas reglas destinadas a balancear las desventajas de algunas de las razas del juego original (básicamente, comienzan la partida con algunos puntos de victoria de ventaja).

pic2227159_md
La única expansión de caja grande para Terra Mystica.
  1. LAS EXPANSIONES QUE DERECHAMENTE TRANSFORMAN EL JUEGO BASE EN OTRA COSA.

Sí, algunas veces la expansión es tan invasiva o incorpora tantos nuevos elementos, que el juego base parece terminar transformándose en otra cosa totalmente distinta. O al menos el foco de atención es redirigido hacia otros aspectos del juego. Aquí la cosa es a gusto del consumidor. Hay quienes encontraban que tal o cual juego base no era muy de su gusto hasta que de pronto lo probaron con una expansión añadida y ¡bam! Ahora sí que me gusta este juego. Hay otros que, comprensiblemente, se sienten un poco pasados a llevar cuando un juego base que les gusta mucho resulta ser completamente distinto con una expansión tirada encima.

Un ejemplo fácil: la expansión Ciudades y Caballeros” para Catán. Quien la haya probado probablemente estará de acuerdo conmigo en que el juego tiene una dinámica completamente distinta cuando se añade esta expansión. El foco central del juego base queda un poco de lado y el asunto de los invasores bárbaros, los caballeros defensores de Catán, las mejoras de ciudad y las nuevas cartas de progreso, pasan a tener un protagonismo un poco absorbente. A mí, al menos, me daba la impresión de que estaba jugando un juego totalmente distinto. Cuando jugaba Catán, claro.

pic2420315_md
Ciudades y Caballeros, una de las tantas expansiones de Catán.

Aunque yo no he tenido oportunidad de probarla, he leído por ahí comentarios de que la expansión “In The Lab” para el juego Pandemic” también tiene este efecto un poco transformador del juego base. Y algo similar ocurre con la expansión “Alien Artifacts” para el juego “Race for the Galaxy”, que incluso es incompatible con las 3 expansiones anteriores (esas 3 sí se podían combinar entre sí).

  1. LAS EXPANSIONES QUE SIMPLEMENTE REFRESCAN UN POCO LA EXPERIENCIA…O LA EXPANDEN.

Estas son mis favoritas. Aquellas expansiones que hacen exactamente lo que se supone que deben hacer: expandir el juego base y ayudar a renovar un poco la experiencia sin alterar su esencia. También dentro de estas se me ocurren al menos dos sub-categorías. Las que son deseables y las que son simplemente esenciales.

Ejemplos de las primeras, en mi opinión, son las expansiones de “Concordia”, la mayoría de las cuales son nada más que un tablero adicional con dos nuevos y hermosos mapas de alguna de las secciones del Imperio Romano y una que otra pequeña modificación a las reglas de posicionamiento inicial. Más aún, cada nuevo tablero tiene un mapa especialmente diseñado para partidas de 2 o 3 jugadores y otro para partidas de 4 o 5. Sólo “Concordia Salsa” es una verdadera caja con componentes y lo que añade no altera en gran medida el juego mismo (el “Foro” que añade esta expansión me parece totalmente prescindible, dicho sea de paso).

pic3193731_md
La más reciente expansión para Concordia: Galia y Córcega. Aquí visible, el mapa de Córcega, ideal para dos jugadores.

Otro ejemplo es la ya mencionada expansión “Rise of the Ancients” para Eclipse, que, además de componentes para una cantidad ridícula de jugadores, incluye dos nuevos posibles Sistemas de Defensa del Centro de la Galaxia (bastante más retadores que el del juego base), nuevas y más desafiantes naves Ancients, nuevas e interesantes razas para elegir, nuevas tecnologías, nuevas piezas para naves, nuevos descubrimientos y nuevos hexágonos de territorio.

Me parece que también debería mencionar entre estas la recientemente lanzada expansión para “Onitama (también comentado en este blog ya) Onitama: Sensei’s Path, que sólo consiste en un set de 16 cartas adicionales para el juego. Estas pueden mezclarse con las originales o bien ser utilizadas independientemente.

Un último ejemplo que citaré son las expansiones para el juego Civilization. Tanto “Wisdom & Warfare” como Fame & Fortune me parecen excelentes inyecciones de contenido adicional para su juego base, con nuevas civilizaciones para elegir, nuevas losetas de territorio, nuevas políticas sociales y eventos culturales, nuevas maravillas del mundo, y muchos otros detalles que diversifican la experiencia del juego base sin alterar los aspectos esenciales del mismo.

Entre aquellas expansiones que me parecen esenciales, porque sin ellas el juego base simplemente no brilla de la misma manera o se agota muy pronto, me permito contar las expansiones para “Eldritch Horror”. No me malinterprete, Eldritch me parece un juego tremendo por sí mismo, pero ocurre que sus elementos narrativos son parte importantísima de su atractivo y lamentablemente el juego base no trae tantas cartas de encuentro como uno quisiera. Como además las partidas son bastante largas, no es raro que después de la primera partida los encuentros o eventos comiencen a repetirse y uno diga “ahh, esta es la misma carta que me salió la vez pasada”. Afortunadamente, existen ya múltiples expansiones para el juego que, entre otras muchas cosas, añaden más cartas de encuentro, más artefactos, más Primigenios y monstruos a los que combatir y más misterios que resolver. Por lo mismo, más que “expandir” la experiencia, creo que las expansiones para Eldritch son simplemente esenciales para que el juego no pierda su lustre. Recomiendo especialmente “Mountains of Madness” y “Forsaken Lore”.

pic1940723_md
Una pequeña pero imprescindible expansión para todo amante de Eldrith Horror.

Otro ejemplo que se me viene a la mente es la versión original de “Ticket to Ride” (a veces denominada “America”, porque su tablero representa los EE.UU.). Con la caja base se puede jugar sin problemas, pero la expansión “USA 1910” reemplaza las pequeñas cartas del juego base por otras de tamaño bastante más agradable y práctico, se añaden un par de modos de juego interesantes que no alteran en esencia el juego base pero lo enriquecen, y hasta se añaden más tickets de destino y se corrigen algunos otros. En mi opinión, un imprescindible que a estas alturas debería estar incorporado a la caja base. Yo, al menos, los compré juntos.

pic144599_md
Hace tiempo que esta pequeña caja debió pasar a formar parte de su juego base.
  1. ALGUNAS MENCIONES ESPECIALES.

Hay algunos tipos de expansión que me parece se merecen una mención aparte, por no detentar las mismas características de la mayoría.

Primero, están las standalone expansions, esto es, expansiones que pueden combinarse con un juego base para hacerlo más variado, pero que también pueden utilizarse por sí mismas sin necesidad de poseer una caja base del juego respectivo.

Ya mencioné un ejemplo hace unos párrafos, “Dixit: Odyssey”. Se trata de una expansión que añade un nuevo set de cartas y componentes para hasta 12 jugadores (el original permite un máximo de 6), pero además se basta a sí misma para jugar, de manera que no hace falta comprar la caja original de Dixit. A mí personalmente me gustan más las ilustraciones de las cartas del Dixit original, pero si usted prefiere jugarlo con más gente –después de todo es un party game– probablemente prefiera decantarse por Odyssey. Y en estricto rigor, cada expansión de Dixit no es más que un mazo adicional de cartas para el juego que puede utilizarse por sí mismo para jugar una partida, supliendo el sistema de conteo de puntaje por un simple papel y un lápiz.

pic918568_md

Otro ejemplo es “Ascension: Deckbuilding Game”. Desde su publicación ya se han lanzado más de 10 cajas de expansión, y cada una de ellas incluye todos los componentes para jugar partidas de hasta 4 jugadores. Como es lógico, cada expansión añade, además, alguna mecánica nueva o un nuevo set de habilidades para las cartas, de manera que, mezcladas con la caja base, sirven para renovar un poco la experiencia sin alterar su esencia. Pero si a usted le interesa especialmente alguna nueva mecánica o incluso el arte de alguna de las expansiones (que ha ido mejorando considerablemente con el paso del tiempo, en mi opinión), cualquiera de ellas basta para jugar cómodamente sin necesidad de adquirir también el juego base. Esta es, para mí, una de las mejores características de Ascension.

pic3304438_md
Gift of the Elements, la más reciente standalone expansion para Ascension.

Un último ejemplo que citaré es Dead of Winter: The Long Night, uno de los favoritos de Stormydog88, y que también se puede jugar sin necesidad de contar con el juego original.

Otra mención especial me parece que le corresponde a las mini-expansiones y las promos. Muchos juegos tienen pequeñas expansiones que, o bien se lanzaron en forma de promoción (por ejemplo, los juegos que obtienen su financiamiento a través de campañas de Kickstarter suelen incluir en su edición para “backers” una o más promos que la edición normal del juego no incluye); o bien se lanzaron posteriormente para añadirle algún detalle extra al juego. Algunas son tan mínimas como una nueva carta (Ascension: Chaos Rider) o una nueva loseta (Terra Mystica: Bonus Card Shipping Value); otras son un conjunto de cartas o de losetas (Castles of Burgundy: Pleasure Garden; Splendor: Nobles Promo Tiles; The Voyages of Marco Polo: The New Characters). Aunque nadie diría que son imprescindibles, yo creo que son simpáticas adiciones para sus respectivos juegos base y suelen añadir algún brillo adicional a las partidas en las que participan.

pic2676034_md
Esta promo sólo añade 4 nuevas losetas de noble para el juego Splendor.

Una última mención aparte dejaré para los Living Card Games (LCG). Se trata de juegos que están creados pensando en las expansiones. Cada caja base de un LCG tiene componentes “suficientes” para comenzar a jugar, pero es clara en ellos la intención de enganchar al jugador en el juego lo suficiente como para que siga comprando nuevos sets de cartas que amplíen y mantengan vivo el juego. Entre los gamers suele decirse que quien se engancha con uno de estos “cae en la pasta”, porque pueden llegar a volverse un poco adictivos y generar un gasto de plata significativo en nuevos sets de cartas (una cosa que le pasa a otras personas y que a mí no me pasó con el LCG de Star Wars, en el que no he gastado una cantidad absurda de plata pese a que no lo juego nunca).

Ejemplos famosos: “Android: Netrunner” (reconocido como uno de los mejores LCG, si no el mejor), “Star Wars The Card Game”, y el recientemente lanzado “Arkham Horror The Card Game”, del que huiré como de la peste.

pic1324609_md
El incombustible Android: Netrunner.

—– O —–

En conclusión, las expansiones en el contexto de los juegos de mesa pueden cumplir funciones muy diversas: desde simplemente añadir la posibilidad de incluir más jugadores en una partida, hasta convertir el juego base en otro completamente distinto. Personalmente, cuando me gusta mucho un juego base soy reticente a incorporarle expansiones porque siempre temo que la experiencia podría verse alterada de un modo que no me resulte agradable. Así me pasó, por ejemplo, con la expansión “Concordia: Salsa”, a la que le hice el quite por mucho tiempo, temeroso de que la incorporación de algunos de sus elementos fuera a alterar la elegante simpleza que es una de las características que más amo del juego base. Al final resultó que la alteración introducida no era tan severa como yo había temido, pero tampoco era un gran aporte en realidad.

En fin, estos son algunos comentarios que quería compartir con ustedes. Me gustaría mucho saber sus opiniones al respecto. ¿Están de acuerdo con mis impresiones? ¿Tienen algún ejemplo que les gustaría añadir a la lista? Dejen sus comentarios… !PARFAVAR!