Hay ciertas temáticas que son especialmente recurrentes en los juegos de tablero: la ciencia ficción, la antigüedad clásica, la edad media y la fantasía medieval son algunas de las más manoseadas utilizadas. La arqueología, esa ciencia que estudia las civilizaciones antiguas a través de los objetos que de ellas han perdurado hasta la actualidad, también es una de ellas. Juegos como Lost Cities, de Reiner Knizia, Diamant, de Alan R. Moon y Bruno Faidutti, Thebes, de Peter Prinz, y Archaeology: The New Expedition, de Phil Walker-Harding, están todos ambientados en el mundo de las exploraciones arqueológicas, aunque es mucho lo que podría decirse acerca del éxito con el que se ha aplicado la temática en cada uno de esos ejemplos. Artifacts, Inc. se encuentra dentro de esta misma familia temática.

Artifacts, Inc. es un juego diseñado, producido y publicado por Ryan Laukat –a través de su compañía Red Raven Games- en el año 2015. De Laukat ya hemos tenido oportunidad de hablar en este blog, cuando compartimos nuestras impresiones sobre “The Ancient World”, uno de mis juegos favoritos. En esa ocasión, comenté que Laukat es sobresaliente porque no sólo diseña sus juegos, sino que también los ilustra, los produce y los distribuye. Este juego no es la excepción.

81jgNb+l5HL._SL1500_
Una vista general de la mayoría de los componentes del juego.

En Artifacts, Inc. cada jugador representa a un empresario arqueológico, que comisiona a exploradores para la búsqueda de artefactos, fósiles, gemas y manuscritos, con la finalidad de posteriormente venderlos a los museos y hacer pingües ganancias. Se trata de un juego de lanzamiento de dados (dice-rolling game) en el que cada dado representa a un explorador listo para ser enviado a alguna de las expediciones que el jugador tenga a su disposición.

Al inicio de una partida, cada jugador recibe un set básico de 4 cartas que representan sus oficinas centrales, sus exploradores iniciales (3 dados), una expedición en el desierto (de la que se obtienen pergaminos) y una expedición en un cañón (de la que se obtienen fósiles).

IMG_1043
El set de cartas iniciales para cada jugador.

En lugar de un tablero propiamente tal, el juego contempla un set up de múltiples componentes que deben disponerse en el centro de la mesa: Un pequeño tablero de expedición submarina con un contador de puntos, varias filas de cartas con nuevas expediciones y otras ventajas que los jugadores podrán comprar durante la partida, y una fila de 4 cartas que representan los museos a los que es posible vender las reliquias y artefactos obtenidos por los exploradores; un museo para cada tipo de artefacto.

IMG_1051
A la izquierda, el tablero de puntuación (al centro del cual se ubican las cartas de exploración submarina); arriba, las “acciones de consuelo”; abajo, los 4 museos del juego.

Durante su turno, cada jugador lanzará sus dados –sus exploradores- y dependiendo de los resultados, los irá ubicando sobre las cartas que representen sus edificios y expediciones, cada una de las cuales indica los resultados que deben tener los dados para poder ser utilizados en ella. Además, cada jugador contará con un set de cubitos de madera de un color específico. Estos cubitos representan las distintas reliquias del juego. Cada vez que un jugador active una de sus cartas de exploración poniendo uno o más dados sobre ella, generará esa cantidad de reliquias de ese tipo, las que representará poniendo cubitos de su color sobre la carta. Otra posible acción es utilizar un dado para activar una carta de museo –estas últimas no se adquieren sino que son comunes a todos los jugadores-, lo que permitirá a ese jugador vender una cierta cantidad de artefactos de un tipo específico, cubriendo una de las órdenes vigentes que tenga ese museo. Cada museo tiene casilleros numerados, que indican cuántas reliquias de ese tipo se deben vender en una misma jugada para poder satisfacer esa orden, lo que se indica tapando esa casilla una vez que un jugador ha hecho la venta.

IMG_1042
Cada jugador contará con un set de cubitos del color que elija. Abajo a la izquierda, el set de 7 dados del juego. Como se ve, no son mucho más grandes que los cubitos, lo que los hace más manejables.

Por otro lado, utilizando la acción de sus oficinas centrales (headquarters), un jugador puede adquirir nuevas cartas o mejorar alguna de sus cartas ya adquiridas. Estas no sólo contemplan nuevas expediciones (las hay también de jungla y de montaña, que dan, respectivamente, artefactos y gemas), sino también nuevos exploradores –es decir, más dados que lanzar-, o personajes u otros objetos que otorgan ventajas a su poseedor: la posibilidad de relanzar un dado, la de sumar o restar puntos a un dado lanzado, un bono a las ventas que se hagan a los museos, etc. La mayoría de estas cartas, además, otorga una cierta cantidad de puntos de victoria por el hecho de ser adquirida. Lo que nos lleva a explicar cómo se gana el juego.

IMG_1048
Algunas cartas de ventaja (asset). Las dos últimas de la derecha son las exploración de montaña y de jungla, de las que se obtienen gemas y artefactos, respectivamente.

Artifacts, Inc. es un pequeño eurogame que se gana por la eliminación de los demás jugadores a través del asesinato de sus exploradores o bien la destrucción de sus edificios y mejoras… ok not. Artifacts, Inc. es un pequeño eurogame que se gana a través de puntos de victoria. El primer jugador en obtener 20 o más puntos de victoria gatilla el final de la partida, momento en el cual se suman los puntos que se obtengan por haber logrado llenar la mayoría de órdenes en cada museo, y los que otorguen algunas cartas especiales.

En relación con esto último, necesito volver un momento sobre el tablero de exploración submarina que mencioné hace poco. Una de las posibles acciones durante la partida –una acción que es un poco distinta de las demás- es la de enviar exploradores a buscar reliquias al fondo del mar. Estas reliquias no corresponden a ninguna de las antes mencionadas sino que son una categoría aparte. No se venden a los museos y no se representan con cubitos, sino con cartas. Las hay de 3 tipos: ciudades sumergidas, doblones de oro y vasijas de cerámica. Cada carta que se obtenga enviando exploradores al mar vale un punto de victoria por sí misma, pero además existen cartas de ventaja que pueden ser adquiridas por los jugadores, y que bonificarán ciertos conjuntos de reliquias: más puntos por cada doblón de oro, por ejemplo, o más puntos por cada set de tres reliquias distintas.

Una vez sumados todos los puntos, quien tenga más puntos será el ganador.

IMG_1044
Algunas cartas de exploración submarina.

En mi opinión, Artifacts Inc. tiene fortalezas y debilidades, ninguna en una proporción tan desigual que me haga inclinar definitivamente la balanza de un lado.

Entre las cosas que me agradan está, por supuesto, su artwork. Ya antes he comentado que me gustan mucho las ilustraciones de Ryan Laukat y este caso no es la excepción. Además de hermosos, tanto los motivos como los colores son evocativos de las películas de Indiana Jones, lo que pega muy bien con la temática del juego. El set queda completo con unos bonitos y pequeños dados de color café y 4 sets de cubitos de madera en tonos pastel, que encajan muy bien con la paleta de colores del resto del juego. Lo único que realmente desentona en todo este conjunto son los “billetes”. El dinero está representado por pequeños billetes de cartón duro, en denominaciones de 1, 3 y 5 dólares, todos los cuales son, además de pequeños, EXACTAMENTE IGUALES en tamaño, forma y color, lo que los hace fácilmente confundibles. Parece extraño que en un juego tan estéticamente pulido, unos simples billetes anden dando la nota baja.

IMG_1046
Los “billetes” de la discordia.

Fuera de ello, es justo decir que este es uno de aquellos juegos que empacan mucho contenido en una pequeña caja. Si bien en un comienzo el tamaño del juego podría inducir a pensar que se trata de un filler game, en realidad no lo es. Explicar las reglas requiere un rato no despreciable y las partidas pueden extenderse bastante más de media hora (sobre todo con 4 jugadores).

En relación con esto último, algo que me llama positivamente la atención es que, sin tener elementos que puedan decirse completamente originales (asignar dados y comprar cartas de un pozo central son elementos bastante comunes), la sensación del juego es muy distinta de cualquier otra cosa que yo haya probado. En otras palabras, cuando juego Artifacts Inc. nunca viene a mi cabeza la idea de “ahh, esto es como jugar…” o “esto se parece a X juego”, sino que definitivamente siento que estoy jugando algo nuevo y distinto.

Además de todo ello, en este juego siempre siento que hay algo útil que hacer con los dados que lancé durante mi turno. A diferencia de lo que ocurre en otros juegos, donde uno termina asignando dados a acciones inútiles –o simplemente haciendo nada con ellos- sólo porque ya no tiene ningún otro lugar útil donde ubicarlos. Curiosamente, lo que más hace resaltar esta característica es que el juego contempla un par de acciones “de consuelo”, donde se puede enviar un dado de cualquier valor para al menos obtener un beneficio reducido (1 dólar, por ejemplo); pero estas acciones rara vez son utilizadas, porque normalmente los jugadores tienen cosas mejores que hacer con los dados lanzados, cualesquiera hayan sido los resultados obtenidos. Como además el juego contempla varios caminos a la victoria, si los dados no acompañan mis planes, simplemente puedo adaptar estos últimos y hacer otra cosa con los resultados obtenidos (en lugar de constatar que mis resultados no sirven para NADA, pasar los dados al jugador siguiente, y maldecir mi suerte durante varios turnos seguidos cof*Catán*cof).

Entre aquellos aspectos que no terminan de convencerme está, por ejemplo, lo que mencionaba hace un par de párrafos: pese a que es un juego relativamente pequeño, las reglas no son tan sencillas de explicar como uno pudiera creer. Quizá su originalidad tenga algo que ver, pero también hay un par de elementos que son difíciles de captar para nuevos jugadores, y que me parecen un poco forzados. Por ejemplo, las cartas que se adquieren –ya sean nuevas exploraciones, personajes u otras ventajas- se deben ubicar en un área individual que cada jugador tiene frente a sí. Nada nuevo hasta aquí. Pero además resulta que la ubicación relativa de estas cartas puede llegar a tener importancia más adelante en el juego, dependiendo de si el jugador respectivo adquiere o no ciertas cartas que otorgan puntos adicionales por estar ubicadas al lado de tal o cual tipo de carta, o bien por no tener ninguna carta de tal tipo junto a ella. Estas cartas sólo van apareciendo a medida que la partida avanza de manera que no es posible saber desde el inicio cuáles estarán disponibles. Y las cartas que ya se han adquirido y ubicado no pueden ser reubicadas con posterioridad. Además, estas sólo pueden ubicarse en dos posibles filas, una superior y otra inferior. Este aspecto es difícil de controlar (y más de predecir) incluso para jugadores con varias partidas en el cuerpo. Con mayor razón para alguien que está recién aprendiendo las reglas. Peor aún, no tiene ninguna explicación temática, lo que hace las reglas sobre posicionamiento de las cartas incluso más forzadas.

A ello debe sumarse que el reglamento, si bien hace un buen trabajo explicando las reglas generales y la dinámica del juego, no entrega precisiones sobre ninguna de las habilidades que otorgan las cartas que uno puede adquirir durante la partida, lo que, en caso de dudas, obliga a consensuar una interpretación entre los jugadores. Esta es una ausencia que realmente he sentido en un par de ocasiones.

pic3085333
Una vista general de los componentes del juego, en una partida de dos jugadores.

En fin, Artifacts, Inc. no es mi juego favorito de Ryan Laukat, pero es uno que juego con gusto cuando sale a la mesa. Además de ser bonito, tiene aspectos interesantes y originales, y aunque probablemente no sea la aplicación definitiva de la temática arqueológica a un juego de tablero, ciertamente en ese aspecto me parece mucho mejor que cualquiera de los ejemplos mencionados al inicio, que llevan la temática pegada encima con engrudo.