El 29 de diciembre del año recién pasado, los adeptos a este mundo de los juegos de mesa fuimos sorprendidos por un importante hito. Un nuevo juego llegaba al #1 del famoso y controversial ranking de la BoardGameGeek. Ese día, Gloomhaven destronó a Pandemic Legacy, que ostentaba el top one desde enero de 2016.

top3bgg
Top3 del ranking de la BGG a día de hoy.

La polémica no se hizo esperar. Para empezar, Gloomhaven fue financiado a través de Kickstarter, y sólo los backers de ambas tiradas han tenido acceso al juego. Ha tenido disponibilidad reducida en el retail. Por otro lado, este ascenso de Gloomhaven hizo recordar las falencias del ranking de la BGG. ¿Qué juego es mejor? Uno con promedio 9 pero con sólo 10 mil votos (Gloomhaven) o uno con promedio 8 y 50 mil votos (Agricola y Puerto Rico). Por último, se instaló una especie de conflicto entre ameritrashers y eurogamers. Es la primera vez que un ameritrash llega a la cúspide del ranking. ¿Será este el fin de la hegemonía de los euros?

En una esquina estaban, contentos, los fans, que veían sus gustos validados en distintas plataformas – ya habían empezado con el top100 de Tom Vasel, donde el #1 fue Gloomhaven, reemplazando a Cosmic Encounters –. En la otra esquina, los acusadores le echaban la culpa al ranking – deficiente y hasta manipulado – o al hype y a la máquina de hype conocida como Kickstarter. Por mi parte, yo también dudé que Gloomhaven fuera el mejor juego, las mecánicas me hicieron un poco de ruido y nunca me ha llamado la atención el sistema legacy. Sin embargo, decidí jugarlo.

Datos y Estadísticas

Gloomhaven es un dungeon crawler para 1 a 4 jugadores, diseñado por Isaac Childres y publicado por Cephalofair Games el 2017. Este juego fue financiado a través de Kickstarter. La primera campaña alcanzó los 386 mil USD, y la segunda muy cerca de los 4 millones USD.

En Gloomhaven los jugadores controlan a un personaje en el mundo fantástico del juego. Para crear al personaje se escoge una raza y ocupación, que viene con un tablero, hoja de personaje, y un conjunto de cartas de habilidad que el jugador usará durante las partidas. Este personaje, junto con los personajes de los demás jugadores, pertenece a una party -que podemos nombrar de la forma ridícula que se nos ocurra-. Sin embargo, sus motivos no son siempre altruistas o por un simple espíritu de aventura. En Gloomhaven nuestros personajes son mercenarios, y sólo se unen a otros con un propósito específico. Este propósito viene dado por la carta de meta que recibimos al crear al personaje. Al crear nuestro personaje también recibimos 30 de oro, que podemos gastar inmediatamente en la tienda de Gloomhaven y obtener útiles pociones y equipamiento.

WhatsApp Image 2018-01-25 at 18.58.08
Tablero y figura de un personaje de Gloomhaven.

Existes dos formas de jugar una partida de Gloomhaven: modo campaña y modo casual. Al jugar en modo campaña, la party, aparte de obtener oro y puntos de experiencia, va descubriendo nuevos escenarios y modificando el mundo del juego. Cuando un escenario es completado con éxito no puede volver a ser jugado en modo campaña. El modo casual permite jugar escenarios ya superados, pero sólo se obtiene oro y experiencia. También es posible generar un calabozo aleatorio para jugar.

La Mecánica de Gloomhaven

Como mencioné más arriba, cada personaje cuenta con un conjunto de cartas de habilidad. Estas cartas tienen un nombre, un valor de iniciativa, una acción en la mitad superior y una acción distinta en la mitad inferior. Al principio de la ronda cada jugador selecciona dos de sus cartas y luego voltea una para determinar su valor de iniciativa para la ronda. Después se empiezan a ejecutar las acciones según orden de iniciativa. Los monstruos enemigos también tendrán un valor de iniciativa determinado por la carta de monstruo de la ronda. En el turno de un jugador, éste escoge una de las cartas jugadas en su turno y realiza la acción de la parte superior o la de la parte inferior, seguida por la acción de la mitad contraria en la otra carta. Tras esto, las cartas son descartadas o perdidas, según corresponda.

Ahora bien, ¿qué pasa con estas cartas descartadas y perdidas? Las cartas descartadas se pueden recuperar mediante el “descanso”. En vez de jugar dos cartas al principio de su turno, un jugador puede hacer un “long rest”. En su turno (con iniciativa 99) el jugador toma las cartas del descarte, escoge una para que sea perdida, y recupera el resto. Además, su personaje recupera dos puntos de salud. Otra opción es hacer un “short rest” al final de un turno. Sin embargo, en este caso la carta perdida se saca al azar de entre las descartadas y el personaje no recupera puntos de salud. Las cartas perdidas no pueden ser recuperadas, salvo efectos específicos que obtengan cartas desde la pila de perdidas. Algunas cartas – generalmente las más poderosas – se van a la pila de perdidas una vez jugadas.

WhatsApp Image 2018-01-25 at 17.50.01
La carta Reviving Ether de la Spellweaver le permite recuperar cartas perdidas. Una habilidad muy útil.

Como se habrán dado cuenta, la cantidad de cartas disponibles en la mano de un jugador va disminuyendo a medida que avanza la partida; ya sea por la acción de descansar o por jugar cartas que luego se pierden. Cuando llega el punto en que un jugador no tiene suficientes cartas para jugar un turno, el personaje queda exhausto y se retira de la partida. Esto tiene una contraparte en los puntos de salud del personaje, ya que otra forma de quedar exhausto es perder todos los puntos de salud. La relación entre puntos salud y cartas de habilidad es estrecha. Durante un short rest, es posible gastar un punto de salud para escoger otra carta para perder, en caso de no querer perder la seleccionada al azar. Por otro lado, se puede perder una carta de la mano o dos del descarte para anular daño recibido.

Por último, un aspecto contrario a lo usual en todo ameritrash es que Gloomhaven no tiene dados. La fuente de azar al momento de combatir es el mazo de combate. Las cartas de este mazo tienen modificadores al ataque de los personajes y monstruos (-2, -1, +0, +1, +2). También dentro del mazo inicial hay una carta que duplica el daño y otra que lo anula totalmente. Este mazo se puede modificar a medida que el personaje avanza, retirando cartas negativas o agregando cartas nuevas.

Gloomhaven en el #1: ¿Cómo trepó esa vaca a la copa de ese árbol?

El título hace alusión a un chiste de no recuerdo qué humorista, que decía que los políticos son como una vaca trepada en la copa de un árbol. Lo miras y dices “¿Cómo chucha llegó tan alto?”.

Gloomhaven llegó a lo alto del ranking montado en la máquina de hype que es Kickstarter. Recuerdo haber tocado ya este tema en otro lado. Los backers no son gente pura de sentimientos que quieran el éxito del proyecto que backean por el cariño que le tienen o por la alegría de contarle a los demás sobre algo bonito y novedoso. Los backers tienen plata apostada. No sólo el éxito, sino que la sobrefinanciación de un proyecto beneficia económicamente a los backers de forma directa. Dicho beneficio económico viene en la forma de stretch goals, agregados o mejoras al juego en la medida que se llegue a metas de financiamiento. Y ese es todo el incentivo perverso que la gente necesita para sobrevenderle un juego a los demás.

Si vemos la historia de la posición de Gloomhaven en el ranking de la BGG, vemos que fue un ascenso meteórico. El 10 de marzo de 2017 estaba en el #37. El 18 de marzo ya estaba en el #20. El 4 de abril ingresó al top 10. De ahí el ascenso fue lento pero seguro. Alcanzó el puesto #3 el 1° de noviembre. Y como ya mencionamos, el #1 cayó el 29 de diciembre, impulsado por el hecho de que los backers de la segunda oleada recibieron sus copias esos últimos meses.

Hay cosas en Gloomhaven que hacen dudar los votos que recibe. Para empezar, el setup es una pesadilla. Gloomhaven es una cajota de 10 kilos repleta de standees de monstruos, figuritas, tokens, trozos de escenario, etc. Lo segundo, ¡SI! Son viles standees de cartón. El juego ni siquiera viene con patitas suficientes para todos y hay que estar sacándolas, con el consiguiente daño a las piezas de cartón. Supongo que el precio de tener miniaturas plásticas para los enemigos sería prohibitivo, asumiendo que el precio del juego tal como está no estuviera ya fuera del alcance del común de los mortales.

WhatsApp Image 2018-01-25 at 17.50.59
Componentes. Componentes everywhere.

La cooperación en Gloomhaven no es total. Al principio de un escenario, los jugadores reciben un objetivo de batalla, que es propio y secreto. Además, las monedas y los tesoros que recogen son de su personaje, sin siquiera la posibilidad de compartir con el resto de la party. Así, un jugador se puede ver impulsado a dejar de lado el objetivo del escenario e ir a recoger dinero, o hacer cosas que coincidan con su objetivo de batalla, pero que vayan en desmedro del equipo. La selección de acciones también es personal, lo que por un lado disminuye la posibilidad de un alpha player, pero por otro coarta la capacidad de coordinación del equipo.

La guinda de la torta es la IA de los enemigos y la línea de visión. La regla de línea de visión es una fuente de situaciones antitemáticas. Por ejemplo, dos enemigos separados por una pared pueden tener línea de visión contra el otro. Al parecer, en Gloomhaven puedes “curvar la bala” como en la película Wanted protagonizada por Angelina Jolie. La IA les da a los enemigos un agudísimo sentido del olfato. Pueden enfocarse en el personaje más cercano, aunque esté a dos habitaciones de distancia. La regla de foco también crea el inconveniente de que un personaje puede transformarse en el punching bag de los enemigos y simplemente morir, sólo por avanzar un hexágono más o tener un poco más de iniciativa que el resto de la party. Para peor, la línea de visión no es interrumpida por nada que no sea una pared, así que puedes estar rodeado de enemigos atacando cuerpo a cuerpo, y luego vienen los enemigos que atacan con rango y “curvan las flechas” para que te caigan sólo a ti y no a los tipos que te están pegando.

Pareciera que Gloomhaven está en el #1 por una mezcla extraña de hype, mecánicas eurificadas y enemigos robóticos ultraprecisos. O quizás, sólo quizás, está en el #1 porque es el mejor juego de mesa de la historia.

El Mejor Juego de Mesa de la Historia

Vi los videos, leí las reseñas, me leí el manual de 52 páginas, cometí errores de reglas, leí foros, leí el FAQ, y finalmente jugué el juego bien. Tras todo esto debo decir que ya no pongo en duda que Gloomhaven merezca estar en el #1 del ranking. No es mi juego favorito. No es un juego perfecto – léase la sección anterior –. Pero sí entiendo a la gente que le gusta mucho. Sí valoro el enorme trabajo que hay detrás del producto en la forma de creación del mundo, historia de los escenarios y el exhaustivo balanceo de las mecánicas y las habilidades de los personajes. Gloomhaven es enorme, y seguramente es $130.000 bueno – precio aproximado al que llegará al retail en Chile –.

WhatsApp Image 2018-01-25 at 18.58.24
Primera habitación del primer escenario de Gloomhaven.

Mi mayor recelo a la hora de decidirme a jugar Gloomhaven fue la mecánica de las cartas que se pierden. Me recordó al juego Gears of War, en donde tus cartas son tus acciones, pero además son tu HP (health points, puntos de salud para los english impaired). Entonces hacer una acción y descartar una carta, en efecto disminuía tu vida; y, por otro lado, recibir daño reducía tus posibilidades de acciones. En Gloomhaven esta mecánica está muy mejorada. Tienes tus puntos de salud que actúan como colchón antes de tener que perder cartas para mantenerte con vida. Y por su parte juegas las cartas, pero generalmente vuelven a ti. Eso de recuperar las cartas que has jugado, ¿dónde lo he visto antes?… ¡En Concordia!

En Gloomhaven el azar está bastante controlado. Creo que el mazo de combate con modificadores es una idea genial. Es posible tener mala suerte con estas cartas o con las cartas de los monstruos que a veces les dan buenos bonos en los momentos menos oportunos, pero no hay cosas como una mala tirada que te haga perder o una carta que voltea la partida y la hace cuesta arriba. El movimiento de los enemigos no es errático. Por el contrario, es preciso, mortalmente preciso. Pero también es predecible. Es deber de la party planificar lo mejor posible y actuar en consecuencia.

Ya lo dije al inicio de esta sección: la magnitud de Gloomhaven lo hace destacar. 95 escenarios posibles, un amplio conjunto de personajes, que el mundo avance y crezca a medida que los jugadores lo exploran, la cantidad de objetivos secretos que inspiran al personaje, las decisiones de cartas y equipamiento a usar. Todo lo anterior suma al total para hacer a Gloomhaven el increíble juego que es.

Ideas Finales

Debo decir que discrepo con quienes clasifican a Gloomhaven como un híbrido entre ameritrash y euro. El autor lo calificó sutilmente como “combate táctico inspirado en euros”. El hecho de que tenga algunas mecánicas euro y un azar más amortiguado no debería desviarnos del hecho de que es un dungeon crawler, que es muy temático, que sigue una historia y que principalmente es un juego de combate y no con objetivos económicos. Gloomhaven es un ameritrash de tomo y lomo.

WhatsApp Image 2018-01-25 at 17.50.00
¡Victoria!

 

Si tuviera que deslizar otra crítica a Gloomhaven, sería el manual de reglas. A pesar de que los turnos son bastante sencillos de seguir y con muy poco bookkeeping – contrario a, por ejemplo, Arkham Horror que es una pesadilla –, el juego es bastante intenso en reglas. El problema es que, a pesar de ser un libro de reglas de 52 páginas, le faltan ejemplos o imágenes que permitan visualizar la correcta aplicación de estas reglas. Por ejemplo, la regla de línea de visión está explicada en texto, pero sería mucho más fácil de entender si, además, estuviera acompañada de un ejemplo. Hay otras reglas complejas, como el foco, que se beneficiarían con ejemplos, y específicamente con ejemplos de casos de borde más que con ejemplos donde todo sale bien.

Finalmente, quisiera contarles que estoy muy contento con mi experiencia jugando Gloomhaven hasta ahora. Todo lo escrito anteriormente es fruto de esa experiencia, y puedo decir de primera fuente que es un juego grandioso, a pesar de ciertas cosas que resultan antitemáticas o del enorme esfuerzo que significa mantener el orden entre tanto componente. Siempre termino las reseñas sugiriendo probar los juegos para hacerse una idea propia, y esta vez tomé mi propio consejo y jugué un juego, aunque mi primera intención era evitarlo. Lo probé, me gustó, y no es puro hype. Fin.

Agradezco mucho a Selim, Daniela y Felipe – los amigos con los que juego Gloomhaven – por facilitarme las fotos para esta entrada. Yo siempre he sido malo para sacar fotos de lo que juego.